USA:Un dominicano espera por un lugar donde vivir para recibir un trasplante de órganos

15 diciembre, 2011

Imagen - USA:Un dominicano espera por un lugar donde vivir para recibir un trasplante de órganos

El dominicano Octavio Estevez no tiene un lugar fijo de residencia y vive en un albergue por lo que no ha sido incluido en la lista de espera para un trasplante páncreas y un riñón, un requisito que se debe cumplir para recibir un órgano.

Estevez, que por 20 años trabajó como sastre de pieles en el famoso distrito de la moda en Manhattan, vive en un refugio para indigentes en El Bronx desde hace ocho meses junto a su esposa e hijos de 4 y 6 años, quienes llegaron hace poco a EE.UU, porque no puede pagar “ni siquiera un dormitorio”.

“Los alquileres están muy altos, mi situación no me permite trabajar y mi único ingreso de Seguro Social lo divido entre mis hijos aquí y mis dos niñas de 12 y 9 años que viven en Atlanta”, dijo Esteves, de 54 años, cuya esposa tiene un empleo a tiempo parcial.

“Yo estoy condenado a morir, pero quiero darle a mis hijos un lugar seguro. Ese sería mi mejor regalo de Navidad”, señaló entre lágrimas mientras sostenía las fotos de su hija Adriana, de 6 años, “que quiere ser médico” y su hijo Gabriel, de 4 años, con quienes vive en el albergue.

En 2009 Estevez, diabético, supo que ambos riñones sólo funcionan en un 20% de su capacidad y que su páncreas también está afectado, razón por la cual necesita del trasplante.

Explicó que el hospital Elmhurst en Queens, adonde había acudido, le refirió al Monte Sinaí que cuenta con las facilidades para la complicada cirugía “pero una trabajadora social me dijo que no podían  ayudarme porque yo no tenía un lugar fijo para vivir y tras el trasplante se requiere de higiene y lugar estable” para la recuperación.

Estevez recibe ahora tratamiento en el hospital Presbiteriano en Manhattan donde le evalúan cada dos semanas “para mantenerme activo en la búsqueda de un donante, que aún no hay”.  “Pero, si se presenta  una emergencia (si se agrava su condición) no sé si me van a salvar o no” debido a que no tiene una residencia estable, requisito que dice se exige para todo paciente en espera de trasplante.

Recordó que antes del albergue alquilaba un dormitorio pero cuando su familia llegó desde al República Dominicana le dijeron que ya no podía seguir allí y la hermana que estaba dispuesta a ayudarle, perdió su hogar en un incendio.

Estevez estuvo diez días en uno de los albergues de la ciudad en El Bronx cuando recibió una carta una mañana de que ya no podían continuar en ese lugar. “Acudí a la oficina de la agencia y les pregunté si para ser desamparado hay que cualificar, que ya yo estaba en la mayor degradación de un ser humano, que me había visto en la necesidad de recurrir a un albergue para mi familia, que es mi tesoro, sin poder trabajar y proveer para ellos”, recordó.

Aseguró que entonces le dijeron que podían quitarle la custodia de sus hijos por no tener un sitio para ellos. “Les dije que no soy un delincuente, que era un hombre de trabajo, que estaba en esta situación por mi enfermedad y que si tenía que dormir en un parque con ellos lo haría porque son mis hijos”, recordó además Estevez, cuya voz se quebrantaba con frecuencia por el llanto.

Estevez, que tiene seis hijos y una que le mataron en 2001 en un caso de violencia doméstica, recurrió al concejal Ydanis Rodríguez, quien ha enviado diversas cartas, entre ellas a los departamentos de Desamparados y de Vivienda, pidiendo ayuda para éste.

El concejal dijo hoy en un encuentro con la prensa junto a Estevez, que la oficina del alcalde Michael Bloomberg está al tanto de la situación.

Luego de la conversación, de las innumerables cartas y de haber dormido en varios albergues, la ciudad les envió al lugar que ocupan ahora, un pequeño apartamento en El Bronx, donde continúa a la espera de recibir su “mejor regalo de Navidad”.

“Vine buscando un sueño a este país y la salud no me ayudó. Quiero un futuro para mis hijos, que estén en un lugar estable. No sé dónde moriré, pero no quiero que pasen frío. Espero en Dios que me ayude para tener un lugar para mantener a mi familia unida”, afirmó.

Ruth E. Hernández Beltrán

Fuente: laprensasa.com


Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: