Critican en EE.UU. política migratoria de Canadá

16 enero, 2012

Imagen-Critican en EE.UU. politica migratoria de Canada

Si bien hoy Canadá exhibe una política migratoria que otorga con facilidad el asilo a quienes alegan ser perseguidos en sus países de origen, esa situación podría cambiar muy pronto.

El gobierno conservador del primer ministro Stephen Harper pretende intensificar sus esfuerzos para localizar y deportar a miles de solicitantes de refugio, cuyas solicitudes han sido denegadas, destacó el diario Los Ángeles Times.

A fines de junio debe entrar en vigor un programa por valor de 540 millones de dólares destinados a revisar la política de inmigración.

La falta de financiación hasta el momento impidió a la Agencia Canadiense de Servicios Fronterizos avanzar en contra de los más de 124 mil casos seleccionados para su deportación, comentó la publicación.

Según analistas, en el país norteño existen unos 42 mil casos pendientes de expulsión, mientras otros 44 mil han ignorado las órdenes de abandonar el territorio y enfrentan la posibilidad de ser detenidos.

La medida que entrará en vigor propone reducir de 120 a un máximo de 90 días la revisión de los casos, así como intensificar las expulsiones de quienes no demuestran ser perseguidos en sus naciones. Defensores de los refugiados temen que la reducción de los plazos para solicitar protección, supuestamente diseñado para ayudar a los inmigrantes con una decisión más rápida, lejos de ayudarlos los perjudique.

Tres meses para celebrar las audiencias resulta muy poco tiempo para encontrar abogados y preparar el complejo papeleo y construir el expediente de los solicitantes, a menudo de decenas de página, indicaron.

Estamos preocupados sobre todo por las mujeres sobrevivientes de violaciones, así como por gays y lesbianas, víctimas de la tortura, destacó Janet Dench, directora ejecutiva de una organización canadiense para el apoyo a los refugiados.

Un proceso muy rápido pondrá en peligro las posibilidades de protección de algunos de estos grupos vulnerables, alertó.

Ese fenómeno probablemente repercuta con un aumento de las entradas ilegales a Estados Unidos, el país vecino con quien compartimos las mayores fronteras, explicó Richard Kurland, abogado y analista de la política de inmigración en Vancouver.

Funcionarios alegan, no obstante que quienes resulten expulsados de Canadá no serán rechazados de manera automática en la frontera estadounidense.

La aseveración contrasta, sin embargo, con el hecho de que después de tres años en la Casa Blanca, el presidente Barack Obama mantiene incumplida su promesa de dictar una reforma migratoria justa.

La Casa Blanca rompió asimismo, el récord de deportaciones en el último año cuando repatrió a cerca de 400 mil extranjeros indocumentados, reconocen diversos informes gubernamentales.

Todavía permanecen en la nación unos 300 mil casos de personas en un limbo migratorio sobre quienes pesa la orden de expulsión definitiva.

Fuente: prensa-latina.cu


Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: