Latinos en Suiza: estabilidad y precariedad

3 marzo, 2012

Imagen-Latinos en Suiza: estabilidad y precariedad

Ya hace tres meses que estoy en Suiza. Ha sido muy agradable encontrarme, por estas tierras, a muchos hermanos de nuestro hermoso continente que han decidido dar un salto en sus vidas y buscar una oportunidad de surgir.

Tenemos gente que ya se estableció y goza de un pasar más o menos asegurado; y otros que viven en condiciones realmente difíciles.

Me encuentro en “el continente desarrollado”, “el primer mundo”; más aún, en uno de los países más ricos del planeta. No obstante, me he topado con situaciones que, como decimos en Chile, “dejan marcando ocupado” (dejan atónito).

Empleo precario, empleos fantasmas, arriendos escandalosos (¡seis personas para un apartamento de dos!), despidos injustificados, sueldos bajos, etc. son muestras de que no todo lo que brilla es oro. Nos encontramos en una crisis económica, a la que muchos analistas la llaman “la crisis final del capitalismo”. Sea o no la crisis final hay una cosa que es cierta y se transforma en una regla maldita de toda crisis: el pueblo es quien termina pagándola.

La intención de este articulo no es crear una situación “Latinos vs Europeos”. Es escandaloso como los líderes mundiales, la clase política, blindan a los poderosos, evitando quiebras, aprobando planes de “salvataje” a las grandes empresas; pero cuando se trata de generar medidas contra la carestía que vive los ciudadanos de sus países, sólo encontramos políticas de corto plazo y peor aún, campañas contra los migrantes de nuestros países.

¿Qué queda entonces por hacer? Vemos cómo la sociedad civil se organiza, se abstrae de la clase política y busca asociarse, buscar soluciones  en conjunto. Nada de “migrantes contra paisanos”. Los indignados, por ejemplo, muestran cómo la barrera del idioma, la cultura, los papeles, la nacionalidad, no cuenta a la hora de organizarse y crear soberanía popular. Ante la crisis y el clásico “divide y reinarás” de la clase política, queda una cosa: el pueblo y sus relaciones.

Como dijo Salvador Allende “La historia es nuestra y la hacen los pueblos”. Ese es el camino a seguir y el camino a construir. Transitar en conjunto, no caer en el estereotipo simplista, en la atribución rígida (“Latino roba empleo”, “Europeo racista”), y más bien, crear unión y hacer frente a los problemas en conjunto. L’Union fait la force.
Texto: Ignacio Reyes – Ginebra

Fuente: aquilatinos.info


Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: