Alemania quiere reducir el aluvión de desempleados que llega al país

10 marzo, 2012

Imagen Alemania quiere reducir el aluvion de desempleados que llega al pais

El gobierno de Merkel eliminará la ayuda social a los inmigrantes que se encuentren sin trabajo. Ciudadanos de España, Grecia y Portugal son los principales afectados por la medida.

Berlín. — Desalentar la llegada de desempleados españoles, griegos y portugueses quitándoles prestaciones sociales: la decisión del gobierno de Angela Merkel desató ayer un fuerte debate en Alemania. La oposición habla de “escándalo”. “Aquí necesitamos inmigrantes cualificados que trabajen y aporten”, confirmó Jens Flosdorff, portavoz del Ministerio de Trabajo. “La cultura de dar la bienvenida no significa invitar a los inmigrantes a nuestro sistema social”. Los dos principales partidos de la oposición, socialdemócratas (SPD) y Verdes, acusaron al gobierno de “abandonar unilateralmente la solidaridad europea”.

Los inmigrantes de algunos países europeos que llegaban a Alemania en busca de trabajo podían cobrar hasta ahora el llamado “Hartz-IV”: un seguro que consiste en 374 euros mensuales (490 dólares) más el pago de la calefacción y del alquiler. Sin embargo, sólo podían pedir ese seguro los ciudadanos de países miembros del Convenio Europeo de Asistencia Social y Médica, un pacto firmado en 1953 —antes de que se fundara la Unión Europea (UE)—, por el que 20 países se comprometían a brindar prestaciones sociales equivalentes a sus ciudadanos.

Inútil sin contrato. Entre los firmantes están miembros de la UE como España, Portugal o Grecia, pero faltan otros, como Austria o Polonia. “Esa desigualdad legal entre ciudadanos de la UE trajo problemas en Europa”, justificó Flosdorff.

El gobierno de centroderecha de Merkel ordenó por eso a la Agencia Federal de Empleo dejar de pagar las prestaciones del “Hartz-IV” a inmigrantes a partir del 23 de febrero, como reveló ayer el diario Frankfurter Rundschau.

En el Ministerio de Trabajo germano argumentan que los inmigrantes “deberían venir a Alemania con un trabajo pactado, no a buscar uno”. Aunque el gobierno de Merkel insiste una y otra vez en la necesidad de mano de obra cualificada para la industria y los servicios, quieren evitar una “inmigración a los sistemas sociales”. Es decir, que los recién llegados accedan a las ayudas sin haber trabajado antes. De modo que “el que no haya trabajado un solo día en Alemania” tendrá que esperar un mínimo de tres meses para percibir ayudas.

“Los desempleados que quieren trabajo en Alemania pueden buscarlo desde su país a través de las delegaciones de la Agencia de Empleo alemana”, recordó Flosdorff.

Huyendo de la crisis. Los jóvenes griegos o españoles que lleguen a Alemania huyendo de las altas tasas de desempleo en sus países (22,9 por ciento en España y 21 por ciento en Grecia) dejarán de contar así con apoyo del Estado alemán mientras buscan empleo.

La embajada española en Berlín prefirió no hacer comentarios hasta no tener más detalles. Según sus fuentes, unos 10.000 españoles se registraron en consulados de su país en Alemania el año pasado. La cifra total de inscritos llega a 125.000, aunque la cantidad real de inmigrantes españoles puede ser muy superior, porque muchos no se apuntan en el consulado.

Unas 10.000 solicitudes. Los analistas coinciden en que detrás de la medida hay un intento de frenar la nueva oleada de desempleados sureuropeos que llegan a la primera economía europea en busca de mejores oportunidades. Sin embargo, la Agencia Federal de Empleo alemana negó que hubiese aumentado la cantidad de inmigrantes que solicitan prestaciones. Mensualmente se reciben unas 10.000 solicitudes, explicó la portavoz Anja Huth: “Son las cifras que veníamos registrando”. “Grecia, España y otros países del sur de Europa sufren un alto índice de desempleo”, destacó el alcalde de Berlín, el socialdemócrata Klaus Wowereit. “Quienes vienen a Alemania, jóvenes en su inmensa mayoría, no lo hacen para vivir con el nivel que permite el seguro Hartz-IV”.

El portavoz de política social de los verdes, Markus Kurth, pidió al gobierno alemán que retire la medida y recordó que “la legislación europea exige brindar prestaciones como esa a los ciudadanos comunitarios que buscan trabajo”.

La ministra de Trabajo, Ursula von der Leyen, ha lamentado recientemente la “escasa afluencia de inmigrantes cualificados” a Alemania, que achacó a los problemas con el idioma, pero también a “una deficiente cultura de la bienvenida”.

Fuente: lacapital.com.ar

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: