Análisis con Ecologistas en Acción a un año del accidente nuclear de Fukushima

13 marzo, 2012

Imagen-Analisis con Ecologistas en Accion a un anio del accidente nuclear de Fukushima

 

Ha pasado un año desde que un terremoto de magnitud 9 en la escala de Richter y un posterior tsunami provocaran el fatal accidente en la central nuclear de Fukushima, en Japón, una catástrofe que se clasificó en el mismo nivel que la de Chernóbil en 1986.

Debido a las magnitudes del desastre, este incidente marcó un antes y un después en la vida de muchas personas, pero también afectó a los mercados y a la regulación de muchos países, revolucionando el sector energético y reabriendo el debate nuclear a escala mundial.

Antes del 11 de marzo, 54 centrales nucleares cubrían en Japón el 29 por ciento de las necesidades eléctricas del país, pero el accidente hizo replantear la cuestión y Japón es ahora el mayor consumidor de gas del mundo, con 287 regasificadoras, que funcionan a pleno rendimiento desde la parada nuclear.

Se puede decir que Fukushima trastocó los planes nucleares de algunos países y puso de nuevo a la palestra el debate nuclear. En Alemania, Angela Merkel dio un giro radical a su política energética, cuyo eje hasta marzo, había sido el de la defensa de la energía nuclear. Tras el accidente dio marcha atrás y volvió a los plazos de desconexión que en 2002 había fijado la coalición entre socialdemócratas y verdes del entonces canciller Gerhard Schroeder.

Así pues de las 17 centrales que operaban el año pasado en Alemania actualmente sólo quedan nueve, y en 2022 darán fin a su actividad, convirtiéndose así en la primera potencia industrializada en dejar la energía nuclear.

Por otro lado, Suiza optó por no construir nuevas centrales cuando las que tiene en operación lleguen al fin de su vida útil. Italia, que abandonó la energía nuclear en 1987, vio después de un referéndum popular, como se enterraba el intento de Silvio Berlusconi de iniciar el camino de retorno a la energía nuclear construyendo cuatro centrales. El efecto dominó del desastre arrastró a otros países como Bélgica, que dio marcha atrás en sus planes de mantener decididamente la energía nuclear, que producía el 55 por ciento de la electricidad nacional. Su plan actual es empezar a echar el cierre progresivamente a los reactores a partir de 2015.

El shock fue tal, que hasta Francia, uno de los países más nuclearizados del mundo con 58 reactores, que generan el 80 por ciento de toda la energía gala, empezó a dudar y aseguró que la cuota atómica se irá reduciendo poco a poco.

Pero, por otro lado, otros países apuestan por un renacimiento de lo nuclear. Estados Unidos ha reanudado el proceso de licenciamiento de nuevas centrales y ha aprobado la construcción de dos reactores, algo que no pasaba desde el año 1978, un año antes de que el accidente de Three Mile Island sembrara el miedo hacia este tipo de centrales nucleares en todo el mundo.

Rusia se apunta al movimiento nuclear con la construcción de trece centrales y también la India donde están en obra otras cinco. Por su parte, China reanudará en breve la aprobación y construcción de este tipo de plantas. En breve se aprobará la construcción de cerca de 10 nuevas plantas, cuya edificación se dejó en suspenso el año pasado, después del accidente de Fukushima.

Nigeria y Jordania están dando pasos muy firmes hacia la introducción de este tipo de energía con el asesoramiento de la Organización Internacional de la Energía Atómica.

Para analizar la situación un año después del accidente nuclear de Fukushima, desde Radio Klara, en Valencia, nos ofrecen la entrevista con Luis Cerrillo, de la organización Ecologistas en Acción de Valencia.

Fuente: masvoces.org

 

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: