USA: Un padre mexicano continúa su lucha por la custodia de sus hijos en Carolina del Norte

6 abril, 2012

Imagen-Un padre mexicano continua su lucha por la custodia de sus hijos en Carolina del Norte

Una corte de Carolina del Norte aplazó hoy la decisión del caso de un inmigrante deportado a México que lucha por mantener su derecho como padre de tres hijos estadounidenses en una batalla legal que ha involucrado a dos naciones.

El juez de distrito Michael Duncan escuchó hoy por ocho horas los argumentos sobre si Felipe Montes, que residió en Sparta por nueve años está apto para criar a sus pequeños en su país o si es mejor darlos en adopción.

Según Donna Shumate, abogada de Montes, el Departamento de Servicios Sociales (DSS) presentó hoy su caso y el próximo 29 de mayo, en otra audiencia, tendrán la oportunidad de explicar a Duncan la importancia de reunificar a la familia.

“Es un caso complicado, difícil, y esperamos ganar. He tenido apoyo de otros abogados en diferentes partes del país, y nos prepararemos para nuestra audiencia”, acotó Shumate. La pesadilla de Montes, de 33 años de edad, comenzó en octubre de 2010, cuando se levantó a preparar desayuno a su esposa Marie, ciudadana estadounidense, que estaba embarazada del bebé Angel, y a sus hijos, Isaiah y Adrián, y alistarlos para llevarlos a la guardería.

La pareja se conoció en 2006 y aunque no hablaban el mismo idioma, se casaron ese año y el mexicano mantenía a la familia con su trabajo en los árboles de Navidad y jardinería. Sin licencia de conducir por ser indocumentado, Montes fue detenido varias veces por conducir sin licencia ni registro, y recibió una orden para no volver a conducir.

Al llegar al juzgado para pagar sus multas, dos oficiales de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) lo esperaban. Lo esposaron y trasladaron a un centro de detención en Georgia, para deportarlo el 3 de diciembre de ese año. A raíz de la deportación de su esposo, Marie no pudo seguir cuidando a los tres niños y la autoridades los colocaron en hogares de cuidado temporal y ahora buscan la adopción.

Marie, de 31 años, dijo hoy a Efe que espera reunirse con su esposo en México una vez que el juez devuelva la custodia de los menores a Felipe. “Es un excelente padre”, reiteró y enfatizó que Montes está “desesperado” por ver a sus hijos porque “los ama con todo su corazón y yo también”.

La mujer, que ha estado casada anteriormente y tiene otros cuatro niños de dos parejas, explicó a Efe que el DSS no ha dejado que hable o vea a sus hijos y que esa situación ha causado estrés y falta de sueño.

Según información de la corte, el DSS asistió en varias ocasiones con comida, ropa, transporte y pañales a la familia. “Hice lo que pude durante los tres meses que tuve a los niños. Quiero que se los envíen a él. Tengo problemas de salud con mis riñones y tomo medicina, sin embargo, reitero que no soy adicta a las drogas como dicen”, apuntó la madre.

El caso de Montes no es aislado, de acuerdo con el reporte “Shattered Families”, del Centro de Investigaciones Aplicadas (ARC), con sede en Nueva York, más de 5.000 niños en 22 estados de padres deportados o en custodia de inmigración se encuentran con familias adoptivas.

El DSS argumenta que la “deportación es similar a estar en prisión” y por lo tanto Montes “no cumple con los requisitos para atender a sus hijos”. Aunque el mexicano vive en una zona rural del estado de Tamaulipas (México), en una granja con unos familiares, en una casa de cinco cuartos, el estado de Carolina del Norte denota que la vivienda no cuenta con “agua potable” y tiene pisos de cemento.

Aparte de las trabas burocráticas, hay otros factores que podrían estar impulsando a las autoridades locales a no inclinarse a favor de Montes. Una ley federal de 1997 estipula que para evitar que los menores permanezcan más tiempo en hogares de crianzas temporales es necesario “agilizar las adopciones”.

La medida motiva -con subsidios e incentivos- a los servicios sociales de los estados a “velar por el bienestar de los niños” en vez de buscar la reunificación familiar aunque eso signifique despojar de la custodia legal a sus progenitores.

El Consulado General de México en Raleigh, capital de Carolina del Norte, ha estado apoyando a Montes y ofrecerán la asistencia necesaria para reunificar al padre con los hijos de emitirse una decisión a su favor. ICE no tiene una política de reunificación de hijos cuando los padres están en proceso de deportación y en la mayoría de éstos pierden la custodia de los menores por su situación migratorio y no por abuso o abandono infantil.

Fuente: laprensasa.com

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: