La cultura latina se hace hueco entre los iconos de la historia reciente de EE.UU.

12 abril, 2012

Imagen- La cultura latina se hace hueco entre los iconos de la historia reciente de EE.UU.

La cultura latina se ha hecho hueco entre los iconos de la historia de EE.UU. en una exposición que el Museo Nacional de Historia Americana presentó hoy para narrar los hitos del país a través de objetos cotidianos.

La muestra “Historias americanas”, que se inaugura al público este jueves, quiere reconocer “la contribución al país de los latinos y de los hispanos”, aseguró a Efe María Magdalena Mieri, que dirige el programa de historia y cultura latina del museo.

Mieri explicó que el relato histórico se construye a través de más de cien objetos particulares de los que se desprenden episodios capitales de la historia estadounidense.

La huella de la cultura latina se hace presente desde el siglo XVIII, en monedas de origen español y boliviano, hasta la actualidad, con los vestidos que lucen las adolescentes latinas para celebrar sus quince años, sin olvidar figuras como la cantante Celia Cruz y el jugador de béisbol Roberto Clemente.

Aunque lo dudó, la joven Natalia Flores, por ejemplo, explica por qué decidió finalmente donar su vestido de quinceañera al museo basado en Washington. “Es una pieza muy importante para mí, pero me di cuenta de que el vestido puede contribuir a divulgar la identidad de los latinos y ayudar a hablar de muchas historias de hispanas que no son vistas ni escuchadas”, dijo a Efe.

Para Flores el rito de la quinceañera no sólo fue un paso vital de la niñez al mundo adulto, sino que también supuso cumplir sus quince años con una celebración que su madre no pudo tener en su juventud en México por estrecheces económicas.

Las historias hasta ahora anónimas se combinan en la exposición con objetos de figuras de renombre, como son unos brillantes zapatos de la cantante Celia Cruz que sirven para personificar en la “Reina de la salsa” el exilio cubano a EE.UU.

También se muestra una camiseta de competición y una gorra del jugador de béisbol Roberto Clemente, una “leyenda” de este deporte en los sesenta entre el millón de puertorriqueños que emigraron a EE.UU. tras la Segunda Guerra Mundial.

La exposición “Historias Americanas” también incluye una montura de guerra fabricada en México alrededor de 1866 y una cruz católica de madera construida por un hispano a finales del siglo XIX. Incluso hay objetos anteriores, como son monedas de plata y de oro de varios países que se usaban en el comercio exterior, porque hasta 1857 las monedas extranjeras eran de curso legal en EE.UU., entre ellas, una pieza boliviana de 1653 y una española de 1721.

Más allá de la herencia latina, la muestra recurre a Benjamin Franklin, considerado uno de los padres fundadores de EE.UU., para explicar el proceso de creación de la nación estadounidense. El museo, que forma parte de la red Smithsonian, exhibe un vestido y un bastón que Franklin lució en Europa donde negoció con Francia en 1778 y considera que representa “lo que significaba ser americano durante la  Guerra de la Revolución”.

Entre los objetos de aquella época, se presenta también un fragmento de la roca Plymouth, que se recuerda como la primera que pisaron los colonizadores, y ya de mediados del siglo XIX, un reloj de bolsillo del presidente Abraham Lincoln.

Uno de los primeros teléfonos que salieron al mercado, un fonógrafo de los que inventó Edison y una de las primeras bombillas incandescentes representan en la muestra el avance del país durante el proceso de industrialización.

También hay espacio para episodios con consecuencias más devastadoras, como la primera muestra que detectó la fisión nuclear que contribuiría a la creación de la bomba atómica, y testimonios de la eclosión de la cultura pop y la tecnología doméstica.

Las “Historias americanas” recientes se ilustran con una chaqueta de cuero de Bob Dylan, uno de los primeros ordenadores de la marca Apple, un reproductor de casetes, la rana Kermit de los Muppets (René en Latinoamérica), los zapatos de la protagonista del film “El mago de Hoz” y un reproductor iPod.

El museo informó de que las guías de la exposición son bilingües, en inglés y en español. Ante la prensa, el director interino del Museo de Historia Nacional, Marc Pachter, animó a que los visitantes destaquen qué objetos de su historia particular están ausentes de las vitrinas.

Fuente: laprensasa.com
.
.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: