De la mano de la crisis, la xenofobia crece en Europa

25 abril, 2012

Imagen-De la mano de la crisis, la xenofobia crece en Europa

A medida que la crisis se ensaña con Europa y los gobiernos no encuentran la forma de contrarrestarla, las políticas y las propuestas apuntan, cada vez más, contra los que llegan de otras latitudes.

De cara a la segunda vuelta de las elecciones francesas del próximo 6 de mayo, para las cuales todos los sondeos lo dan como perdedor, Sarkozy señaló que quiere reducir a la mitad el número de extranjeros  llegados cada año y someter a “un examen de francés a toda persona que quiera venir a Francia” para garantizar que será capaz de integrarse.

El aspirante conservador a la reelección, que cosechó el 27,18 por ciento de los votos en la primera vuelta, por detrás del socialista François Hollande, que lo superó con el 28,63 por ciento, aseguró en  declaraciones a la televisión pública que la intención de su rival es “regularizar a todo el mundo”.

Además, el candidato de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) negó que la candidata de ultraderecha, Marine Le Pen, quien alcanzó el 17,9 por ciento de los votos, vaya a ser “el árbitro de la segunda vuelta”, a pesar de haber logrado un resultado histórico para el Frente Nacional (FN) en la primera ronda, con casi el doble de votos respecto a los últimos comicios presidenciales. “Nadie piensa que Marine Le Pen pueda gobernar Francia”, señaló el presidente, quien estimó que esos 6.421.802 electores depositaron en la urna “un voto de crisis”.

El ascenso de la extrema derecha en Francia es la consecuencia de “cuatro años de crisis fenomenal”. “Es una forma de decir a los otros: tengan en cuenta nuestra situación’”, agregó Sarkozy.

Atención restringida. En tanto, el gobierno español de Mariano Rajoy acelera con decretos los plazos de las reformas en el ámbito de la salud. Tanto es así que ni siquiera se esperará a que caduquen las   tarjetas sanitarias de los extranjeros, que tienen una validez de dos años, para endurecer los requisitos.

Antes del 31 de agosto, los inmigrantes deberán demostrar que tienen todos sus papeles en regla y no  sólo el empadronamiento para recibir atención médica. Al resto de los extranjeros, incluidos los de la Unión Europea (UE), también se les exigirán más papeles.

Así, los extranjeros “no registrados ni autorizados como residentes en España” recibirán atención de urgencias “hasta el alta” y “asistencia al embarazo, parto y posparto”. El Partido Popular (PP, oficialista) justifica estas nuevas medidas porque denuncia abusos y fraudes cometidos por extranjeros.

La ministra de Sanidad española, Ana Mato, aseguró que con estas medidas “se pone coto a los abusos” y al “turismo sanitario”. Por su parte, el vocero en el Congreso, Alfonso Alonso, afirmó que el sistema sanitario “no puede ser un coladero”. “Cuando decimos que la sanidad es universal en España no es para el universo mundo, sino para los españoles y los residentes”, manifestó.

La oposición española elevó su voz contra estas polémicas medidas. El secretario general del Partido Socialista Obrero Español (Psoe), Alfredo Pérez Rubalcaba, calificó el recorte en sanidad como  “xenófobo, cruel e ineficaz”. Demuestra “insensibilidad social”, deja sin asistencia a personas enfermas y hará que “las gripes acaben tratándose en urgencias”.

La vocera socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, criticó que la reforma “cambia la sanidad universal por un sistema de aseguramiento”. El auge extremista. Sin tener en cuenta que las medidas de su propio gobierno son tildadas de xenófobas, el canciller español, José Manuel García-Margallo, consideró “extremadamente preocupante” el alza de los movimientos extremistas en toda Europa y calificó de “pésima noticia” el fuerte avance electoral del Frente Nacional en Francia.

García-Margallo recordó que el auge de movimientos extremistas “no es de hoy”, y recordó que este tipo de partidos llevaron a la “catástrofe de la Segunda Guerra Mundial”. “Llevamos varios años de subida (…) de movimientos extremistas, populistas, xenófobos”, recalcó el canciller, quien consideró que el fenómeno “se ve acentuado por la crisis económica”, tal y como ocurrió en otras épocas.

Discriminación

Contra los musulmanes. Un informe presentado ayer por la organización Amnistía Internacional (AI) asegura que los musulmanes en diversos países europeos son objeto de discriminación tanto en el campo  laboral como en la vida cotidiana debido a la imposición de normas que van contra sus costumbres. Leyes. El documento llama la atención sobre leyes nacionales o locales que prohíben el uso de pañuelos en la cabeza o los velos que cubren el rostro en países como Francia y Bélgica. Banderas. Destaca, además, el surgimiento de los movimientos políticos que toman como bandera acciones contra los  musulmanes y las prácticas islámicas.

Fuente: lavoz.com.ar

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: