España: Los sin cabeza, los sin papeles y la madre que los trajo a todos

27 abril, 2012

Yo, soy primero médico y después ciudadana española y practico la medicina desde la ética. La guía deontológica no ofrece dudas, se espera de mí que esté “al servicio del ser humano y de la sociedad” y que “atienda con la misma diligencia y solicitud a todos los pacientes, sin discriminación alguna” (Artículo 5, Código de Deontología Médica, 2011, OMC)

Con el nuevo decreto de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario se informa de la retirada de tarjetas sanitarias a los “sin papeles” que por otro lado podrán seguir acudiendo a Urgencias por “enfermedad grave o accidente”. ¿Se nos pide pues que neguemos asistencia a los miles de pacientes que acudirán a Urgencias con patología no grave por no tener otro punto al que acudir?

La administración nos pasa una patata caliente que ellos mismos llevan años calentando para que seamos los miembros del personal sanitario los que demos la cara por el sistema. De ninguna manera puedo yo negar la atención a un paciente por que no tenga tarjeta sanitaria.

Es irónico que desde las Urgencias hospitalarias llevamos años pidiendo algún tipo de herramienta que evite el abuso del usuario y siempre se nos ha contestado que es “el paciente quien decide qué es una urgencia” y ahora se nos va a pedir que no atendamos en las Urgencias hospitalarias a pacientes sin tarjeta sanitaria que no presenten una enfermedad o accidente grave a sabiendas que no tienen alternativa sanitaria.

Esto es demencial, absurdo y yo como médico y con el código deontológico en la mano no lo acato.

Sin embargo las consecuencias, en los servicios de Urgencias van a ser terribles. Tenemos ya encima los recortes de personal, en varias autonomías estaremos pronto funcionando en las horas de guardia con menos adjuntos y casi la mitad de médicos residentes; con la nueva ley, sin duda muchos inmigrantes sin papeles acudirán a urgencias con patología no urgente y tendremos que verlos, ¿cómo no?.

En resumen, trataremos muchos más pacientes y los manejaremos con muchos menos recursos, esto solo puede significar el caos y la mala atención sanitaria para todos, con independencia de su pasaporte.

Lo mires como lo mires, dentro de unos meses todos los médicos seremos capaces de pensar en pacientes con nombre y apellidos que han sido víctimas de un mal servicio sanitario. Como dice el dicho, las víctimas de la mala cocina se cubren con salsa, las de una mala sanidad, con tierra.

Que se acabó de hablar de excelencia para hablar de sostenibilidad, es terrible pero lo acepto. Que ha llegado la hora de cerrar la barra libre para todos en este país, sí, es posible, pero…. no así! Solo un descerebrado puede exigir a un médico trabajar en contra de sus principios.

Fuente: medicoacuadros.wordpress.com

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: