También en Italia los inmigrantes deciden volver a sus países

30 abril, 2012

Imagen-También en Italia los inmigrantes deciden volver a sus paises

Si desde hace ya varios años Italia, con cerca del 31% de desocupación juvenil, lamenta la existencia de una dramática fuga de cerebros hacia países que dan más oportunidades, como Alemania, lo mismo está pasando con los inmigrantes, que también deciden irse.

Los datos del último censo que se realizó en la península -que tuvo lugar en octubre pasado y que el Istat (el Indec local) difundió hace unos días-, de hecho, indican que hubo un éxodo de un millón de  inmigrantes que, debido a la dramática crisis económica, decidieron volver a sus países de origen.

En plena recesión, lejos de ser la tierra prometida, Italia también dejó de ser un buen lugar para ellos. Según el último censo, los extranjeros residentes en Italia son 3.800.000 (sobre un total de casi 60 millones de habitantes). Se trata de un número significativo, que se triplicó con respecto a los datos del censo de 2001, cuando había solamente 1.300.000 extranjeros.

Sin embargo, mediciones realizadas en 2011, apenas un mes antes del censo de octubre, indican otra cosa, según reveló ayer el diario Corriere della Sera. Una investigación titulada “La población extranjera
residente en Italia”, realizada por el mismo Istat poco antes de la medición de octubre, certificaba la existencia de 4.570.000 personas viviendo en el país. Si a éstos se suman otros 397.000 extranjeros legales,
pero no residentes -es decir, aquellos que tienen visa por motivos de trabajo, familia o estudio-, la suma total de inmigrantes trepaba a 4.968.000. Y es ahí que las cuentas no cierran: si el censo de octubre
certificó que hay 3.800.000 inmigrantes ¿dónde está ese millón y pico que falta?

RUMANOS Y ALBANESES

Gian Carlo Blangiardo, demógrafo de la Fundación Ismu (Iniciativas y Estudios sobre la Multietnicidad), no tiene dudas. Ese millón de extranjeros que falta probablemente decidió volver a sus países debido a la crisis económica.

“El problema verdadero es que para muchísima gente ha fracasado el proyecto migratorio al no haber condiciones de trabajo adecuadas”, dijo al Corriere della Sera. “Pienso, por ejemplo, en la crisis de la
construcción y que muchos rumanos, muchos albaneses, decidieron regresar a su patria”, agregó.

“Italia, más allá de algunos episodios de racismo aislados, es un país de acogida, por lo que pienso que no tiene que ver en esto la xenofobia. Y tampoco es culpa del actual premier, Mario Monti, si la crisis
económica es tan fuerte. Pero es claro que la existencia de todos estos «desaparecidos» es alarmante”, admitió.

Stefano Solari, director científico de otra fundación que todos los años elabora estadísticas relacionadas con la presencia de extranjeros, coincidió: “Para dar un ejemplo, los polacos cayeron en la cuenta de que ganaban mucho mejor en su país que acá”, sostuvo.

“Si bien muchos inmigrantes no participaron voluntariamente en el censo para evitar problemas, porque muchos viven de a 10-12 en una misma habitación, en alquileres en negro, la verdad es que muchos se han ido por la crisis”, opinó Bachku, presidente de una asociación de bengalíes de esta capital.

“En los últimos tres años, por culpa de la crisis, muchos jefes de familia de países africanos y asiáticos mandaron a sus países a sus mujeres y a sus hijos. Para mí, un tercio de los extranjeros que faltan son
mujeres”, indicó.

CAEN LAS REMESAS

Para Marco Marcoccio, experto en “migrante banking”, el fenómeno que comenzó en 2008 en Estados Unidos ahora se está reproduciendo exactamente en Europa. “No hay más trabajo y la gente se vuelve a su casa. En 2011, por primera vez en Italia el flujo de las remesas disminuyó porque los extranjeros ya no logran ahorrar para mandar a sus países la plata”, explicó.

“En Estados Unidos, donde la crisis fue realmente mortal, las familias de México, Ecuador o Perú se vieron obligadas a mandar dinero a sus familiares, al contrario de lo que venía pasando? Esperemos que esto no suceda en Italia.”

Si bien es difícil contabilizar si hubo argentinos que también volvieron, porque casi todos llegan a Italia con pasaporte italiano, fuentes diplomáticas dijeron a La Nacion que en los últimos años ha aumentado el número de personas que llaman para hacer preguntas o trámites, justamente con ese fin.

La fotografía de Italia que dejaron los datos del último censo no es brillante. Más allá del implícito y tácito éxodo de un millón de inmigrantes por efecto de la crisis, la medición dejó en claro que si la población de la península creció en un 4,3% con respecto a 2001 se debe exclusivamente a los extranjeros.

Al ritmo de una sociedad con escuelas multiétnicas, el censo también indicó que hubo un “vertiginoso” aumento de la pobreza, ya que se triplicó el número de familias que viven en casas rodantes, carpas o
viviendas precarias: 71.101, contra las 23.336 de 2001..

Fuente: lanacion.com.ar

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: