Ecuador: Plaza Grande, nuevo campo de batalla

4 mayo, 2012

Imageb-Ecuador: Plaza Grande, nuevo campo de batalla

Conflictos personales y hasta familiares generó la acción que emprendieron los excombatientes del Cenepa de 1995. “Por pelear por nuestros derechos, en nuestras casas también hemos tenido problemas pues se desequilibra la economía del hogar”, dijo Marco Urbiales, quien forma parte del grupo de uniformados (sp) que hacen “vigilia” frente al Palacio de Gobierno desde el lunes para exigir la derogatoria de la Ley de Héroes.

En el conflicto del Cenepa de 1995, Urbiales fue el encargado del abastecimiento de combate y de trasladar la logística hacia los destacamentos militares. Casi 17 años después, en el campamento acondicionado en la Plaza Grande, en Quito, también es el responsable de preparar los alimentos para sus compañeros. Café con leche en las mañanas, un almuerzo y una merienda “normal” es el menú diario, relata.

La casa de uno de ellos, ubicada en el sur, es el “cuartel” donde se preparan los alimentos. Pero “por si las dudas” en “nuestros departamentos” (carpas), también tenemos el abastecimiento necesario: bolsas
de dormir, cocinas de campaña, reverberos a gas, linternas, hamacas, computadoras, teléfonos celulares… no estamos desprevenidos”, agregó.

Los problemas

Urbiales afirmó que en este momento está separado de su hogar por su protesta. “Mis convicciones y mis principios me obligan a seguir en la lucha”, expresa con nostalgia. “Mi esposa me pide que me dedique a la familia y retome las actividades normales”.

Los reclamos de su esposa se ven compensados con la compañía de su hijo Dilan, de 5 años, quien en varias ocasiones pasó la noche junto su padre en una de las carpas colocadas frente a Carondelet.
“Mi hijo es un fanático del Ejército y me apoya incondicionalmente”. Su hija Carla, de 19 es más “cauta y neutral”, señaló.

Otra historia

El caso del sargento Tulio Estupiñán, quien en 1995 fue asignado a la ‘Y’ del Cenepa, tampoco es desconocido para sus excompañeros de armas. “Yo soy centinela sin relevo, y estaré aquí hasta derramar la última gota…”, dijo el uniformado, quien llegó desde Guayaquil. La comunicación con su esposa Narcisa y su hija Carmen es permanente.

“Ahora con el celular es más fácil; en la selva la comunicación era nula”, dijo.

El dato
Según los excombatientes, unos 300 Arutam vendrán desde Macas, Zamora, Puyo.

Tome nota

Desde ayer, los excombatientes empezaron a recoger firmas de apoyo de los transeúntes. Llevaban 300.

Fuente: lahora.com.ec

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: