Perú: la agenda que viene en el escenario de Ollanta Humala

4 junio, 2012

Imagen-Peru: la agenda que viene en el escenario  de Ollanta Humalav

Con razones de tiempo y de la historia de los Estados Unidos cito estas palabras de uno de los constructores de la democracia norteamericana;

¨Si alguna vez los americanos permitieran a los bancos privados controlar la emisión de su moneda, primero por la inflación y luego por deflación, los bancos y corporaciones que crezcan a su alrededor privarán al pueblo de todos sus bienes hasta que sus hijos se despierten sin hogar en el continente que sus padres conquistaron¨ – Thomas Jefferson

Hace poco me llego un comentario de un amigo Marcos Joseph sobre la publicación que nos permitimos colgar en nuestro facebook de un artículo de coyuntura del periodista Juan Carlos Tafur Director de el diario 16 de Lima, a quien  tuvimos ocasión de conocer hace unos años en la Casa de América en Madrid, que mas que critica nos motiva señalar algunas cuestiones de lo que se viene en el Perú a confirmar del gobierno de Ollanta Humala y de los movimientos de protesta social.

La continuidad del modelo.

Estamos cerca a cumplirse el primer año de la instalación del gobierno del Presidente Ollanta Humala y al parecer la campaña electoral no hubiese terminado sino mas bien es el escaparate para ello, todos vienen prometiendo las bondades de sus ofertas la derecha peruana, el alanismo y la derecha ultra-liberal no deja de afirmarse en la continuidad del modelo  de crecimiento, voces divergentes de la propia derecha no dudan en decir que Ollanta lo hace bien a pesar de su inexperiencia, otros quisieran mayores precisiones de lo que esta haciendo de cara a la gobernabilidad, la izquierda élite más que partidaria y militante acabo sus días en la calle expulsada de los cargos públicos de confianza, entre ellos destaca Salomón Lerner, Carlos Tapia y Manuel Damnert, sin mas posibilidad que la denuncia mediática y la queja de haberlos echado del aparato institucional y haber elegido nuevas opciones por el lado de funcionarios liberales y acordes con las necesidades de su plan de gobierno de la hoja de ruta.

La izquierda militante esta en los movimientos sociales en la calle bajo banderas ambientalistas y reivindicaciones populares de carácter anti-minero exigiendo el cumplimiento de sus promesas y propuestas de gobierno en la pasada campaña electoral, esa izquierda nacionalista, ambientalista y populista  no tiene el liderazgo de cuadros políticos que movilicen un proyecto político de masas con un programa de gobierno todavía conviven en la ilusión de esperar nuevos vientos y cambios hacia la izquierda social desde el nacionalismo gobernante y eso es un sueño mas que una esperanza.

Sin embargo el gobierno de Ollanta ha reconfirmado como hemos venido señalando desde el inicio de su instalación en el gobierno que su proyecto es social-liberal, su nacionalismo populista va acompañado con políticas de intervención social asistenciales al lado de proyectos de inversión pública agua y saneamiento, riego tecnificado, reservorios, carreteras, hospitales, mejorar centros educativos etc… continuar con programas sociales ya existentes. Pero ello no constituye una transformación sino mas bien un lento y paulatino plan continuista sin alterar algunas cuestiones principales para ver en adelante la agenda de nuestro Presidente; por ejemplo:

Primero, la relación de la alianza estratégica frente al BRICS de mantener la alianza económica del pacifico con México, Colombia y Chile, constituye el modelo a seguir en las relaciones geopolíticas con los EEUU y los países de la opción nacional populista de izquierda que gobiernan en varios países de nuestro continente a cuya cabeza tenemos al Brasil y sus grandes intereses de convergencia e integración con el área del pacifico dentro del cual Perú es el eje estratégico  de sus inversiones e intereses en infraestructuras y desarrollo comercial hacia el Asia.

Segundo, el modelo de crecimiento sostenido por la importancia de la explotación minera de nuestros recursos que es evidente no son renovables no se han alterado y tampoco es casi previsible que no alterara a lo largo de su periodo  el carácter extra activista de nuestra economía donde mas del 60% de nuestro crecimiento se sostiene con el mercado mundial de los metales y minerales al existir socios comerciales e inversores con quienes los contratos de explotación no se han venido alterando ni en sus contribuciones tributarias ni en su nivel de sus ingentes excesos de ganancias. Uno de esos casos es la Minera Yanacocha ubicada en la región de Cajamarca donde actualmente se vive un Paro indefinido a razón de reivindicaciones ambientalistas para el cierre definitivo del proyecto Conga. Y otro, las movilizaciones últimas en la localidad de Espinar en Cuzco donde algunos congresistas de la bancada parlamentaria del gobierno salieron en apoyo con la problemática de la zona y donde su Alcalde ha sido puesto en prisión.

Creciendo el país con la Constitución de 1993

La cuestión de la promesa electoral del presidente Ollanta Humala, muestra algo muy claro en las definiciones de su plan de gobierno que la Hoja de Ruta coincide con la política del consenso de Washington y con el centro derecha liberal de Toledo y Vargas Llosa para gobernar el Perú es decir que la opción  de gobernabilidad esta sustentada en que el Estado subsidiario neoliberal siguiendo el articulado de la Constitución de 1993 de Fujimori, optara por políticas de inversión social populistas sin alterar el modelo económico y con la condición de ser políticas preventivas de contención social ante probables índices de crecimiento de la protesta y movilización social, es decir hay dinero suficiente para acometer un plan nacional de políticas sociales en virtud del cual hacerlo será un de las mayores tareas para asegurar el éxito de su gestión antes del 2014.

Esto asigna otra tarea la del manejo de operadores que tengan la suficiente capacidad de gestionar la negociación de conflictos a lo largo y ancho del país contando con un plan de movilización social muy cercano al SINAMOS de la época de Velasco, porque no hay que olvidar que el plan de Velasco surgió con sus políticas reformistas a dar una respuesta política desde las FFAA a la radicalización social de las guerrillas derrotadas en los principios y mitad de los años 60 del siglo XX y la dictadura de Fujimori-Montesinos es y fue un plan contrainsurgente para derrotar los movimientos armados de SL y el MRTA frente al cual, elaboraron una Constitución para la guerra de aquellos años y esa es la “Constitución neoliberal de 1993”, la cual se mantiene y no se ha alterado en su contenido, por lo tanto creemos que no será motivo de debate ni su reforma sustancial, ni una asamblea constituyente al mas corto plazo; porque los indicadores económicos van en franco asenso y no constituyen una salida política ni siquiera a una crisis política transitoria, ni a la mas reciente respuesta a los hechos de la localidad de Espinar, cuyo mensaje tiene solo un claro paréntesis, seguridad en democracia y continuidad del modelo económico, pero también es una advertencia de como se va ha manejar las movilizaciones y protestas sociales en los próximos años cargando los costos de dicho plan de gobierno así como los costos políticos en relación a las grandes inversiones empresariales en donde si debe de caber la condición de desarrollar una nueva agenda de acuerdos y contratos basados en un nuevo escenario de los intereses del país y del actual escenario de la crisis económica mundial.

La agenda de Ollanta y sus compromisos de gobierno.

Hay un hecho que nadie debería soslayar de que el presidente Ollanta Humala llega al gobierno con una importante votación popular de izquierda y sectores medios del país pero  no  llega solo para sentarse en la silla de Pizarro.

La única alianza que propugno fue la  alianza política Gana Perú, paso a la segunda vuelta y su viabilidad como probable presidente partió de dos condiciones admitir un consenso y pactar para gobernar el país, prácticamente las decisiones las tomo él y su entorno mas cercano asimilando su programa de gobierno ahí donde la Hoja de ruta marcaba  las líneas maestras de su gobierno y del primer gabinete que conformo donde la clave esta en el nombramiento del actual Ministro de Economía Carlos Castilla y el responsable del Banco Central de Reserva del Perú BCR, precisamente ahí estaba el mensaje mas contundente de lo que en adelante ha sido la política de estado.

Por lo tanto Ollanta gobierna incluso cambiando su gabinete en este año poniendo a unos y quitando a otros sobre la base del consenso no con sus primigenios aliados de la izquierda tradicional sino mediante un pacto político de gobernabilidad con el centro derecha liberal encabezado por Alejandro Toledo y su valedor Mario Vargas Llosa.

Hoy en día, el presidente Ollanta Humala no esta atrapado por nadie ni esta secuestrado, tampoco esta impedido de hablar sobre su plan simplemente esta aplicando lo que pacto para llegar a la Presidencia, que algunos de la llamada izquierda de “Ciudadanos por el cambio” se hayan despertado o muchos dirigentes sociales hayan descubierto el llamado viraje de Ollanta, falsean la realidad ellos participaron de la fiesta electoral y se subieron a la “combi de Ollanta”; es mas la probabilidad de un gobierno cívico-militar esta ahí presente y no cabe duda que Perú, no se parece a países como la Argentina,  Ecuador,  Chile y Venezuela.

Así que la agenda de Ollanta no ha llegado a su pico más alto ni ha su caída mas vertiginosa, su termómetro esta en el crecimiento extractivista y su plan mas   amplio de integración social con inversión de infraestructuras e inversión en políticas sociales, educación, salud, vivienda social, y programas de emergencia contra la pobreza y la desnutrición etc. Otro caso es el VRAE que puede quedar como una suerte de reservación indígena y campesina con inversión pública. Por último, en el caso del contencioso con Chile sobre el mar, mientras subsista la alianza del pacífico entendimiento abra entre las dos partes porque la alianza del pacifico esta por encima de este contencioso limítrofe marino. De todos modos el Presidente Ollanta sobrevivirá a su tiempo político pero lo que no vemos todavía quienes serán los nuevos referentes de liderazgo una vez concluya su gobierno.

Finalmente Jurar la Constitución en el espíritu de la constitución de 1979, no impide olvidar  a sus responsables pero  si recordar para la historia que quienes la redactaron  nunca cumplieron en aplicarla porque la revolución neoliberal mundial había comenzado ya en 1980 con Thacher y Reagan y diez años después se caería el muro de Berlín, pero treinta años después la crisis neoliberal y los derivados financieros vienen desbastando la economía mundial que renuncio al papel de sus Estados a regular la economía y los mercados, por ello simple y llanamente el Estado estadista vuelve a tener actualidad en el debate de la gobernabilidad y de la democracia. Y porque además podemos ahora conciliar la igualdad y la libertad en la sociedad humana.

Por: Carlos Jara Cuevas

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: