Colombia vista desde fuera

13 julio, 2012

Imagen-Colombia se pinta con tus recuerdos

En estos últimos días, la noticia, el debate el escándalo y el desprestigio sobre la reforma de la justicia en Colombia, saltó en las redes sociales y en los medios. Nos trae a la memoria viejas imágenes del país que dejamos. Parece que Colombia atraviesa de nuevo por una crisis del sistema de justicia, o más bien de su sistema político.

Cuestión que resulta contradictoria con el momento macroeconómico y las grandes oportunidades de negocio que nos dicen que existen.

Mientras la economía está en crecimiento, el Congreso y el gobierno socavan la credibilidad del poder legislativo y judicial. La fallida reforma de la Justicia pretendía garantizar la impunidad de los políticos ya procesados y hubiese dificultado llevar a la cárcel en el futuro a los corruptos, cosa que no le pasa a cualquier colombiano tratándose de un indicio de delito o de una denuncia, mientras los senadores o representantes como imputados o procesados estarían  aforados.

Decía que nos vuelven viejos recuerdos de cómo se usa lo que sería el servicio público para legislar a favor de intereses particulares y es que no hace mucho se promovió reforma de la constitución para ampliar la reelección del presidente Uribe, por fortuna en aquel momento la corte fallo legalmente con la mejor interpretación de la Carta Magna, pero la constitución como pacto social y político el único en la historia del país ha sido reformada ya 35 veces y no por el constituyente primario, sino por el Poder Legislativo.

Y quién es el poder legislativo colombiano, los representantes a la cámara y los senadores…? muchos de ellos elegidos por presión de grupos ilegales, vinculados a actividades ilícitas, otros proceden de la vieja clase política, o son elegidos por el sistema clientelar y por favores políticos.

No les bastan desigualdades sociales y económicas a su favor, lo quieren todo, inmunidad que en estos casos significa impunidad. Eso de pedir blindar a los secretarios de la cámara y senado a puertas de elegir nuevos cargos el 20 de julio, no nos deja sino sospechas.

Eso de ampliar de 8 a 12 años el cargo de magistrado no puede sino incrementar los vicios de quien se entroniza en un cargo público. Afortunadamente los colombianos de hoy no son los mismos de ayer y la presión ciudadana ha llevado al propio gobierno que presentó la reforma a archivarla. Este cúmulo de errores en un momento de oportunidad, para democratizar y avanzar en gobernabilidad por parte de quienes tienen el deber de hacerlo logrando un país serio y respetable.

Esta visto que no interesa, sólo se salva la Corte Constitucional que se apartó de este desprestigio general al no inmiscuirse en nada de lo actuado. Así las cosas, también quienes vivimos fuera hemos de levantar la bandera de la dignidad para rechazar estas deplorables intenciones y  actuar.

No se puede permitir que el Congreso reforme más la Constitución. La carta acuerdo político y social no puede ser reformada sino por el constituyente primario. No puede ser usada en beneficio particular, para aforamiento e inmunidades parlamentarias Me quedo con lo positivo. La acción ciudadana que en este caso ha obligado a retroceder. Mas debe continuar con nuestro ejercicio ciudadano al elegir a representantes con valores éticos.

Conocer el valor de la Constitución del 91 la que nos otorgó a los ciudadanos de a pie garantías como la tutela, instrumentos como la revocatoria del mandato, los plebiscitos y los referéndum. La igualdad real ante la Ley. Ahí están defendámoslos y usémoslos.

Texto: Yolanda Villavicencio M. – Presidenta de AESCO España, @ryvillavicencio

Fuente: aquilatinos.info

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: