Alemania reacciona contra el terrorismo de ultraderecha

20 julio, 2012

Imagen-Alemania reacciona contra el terrorismo de ultraderecha

Josefa Castro, La ideología nazi anida en el este del país. Después de que el 4 de noviembre de 2011 se descubriese casualmente en Alemania una célula terrorista de ultraderecha, denominada Clandestinidad Nacionalista, el Gobierno alemán toma medidas para frenar el avance de la xenofobia, el racismo y el antisemitismo en el país.

Al mismo tiempo, los ciudadanos se oponen masivamente a las marchas y manifestaciones de grupos de neonazis en sus ciudades y pueblos, desde Münich hasta Kiel.

El nazismo es un problema estructural de Alemania, pero también de Europa, y como tal está siendo analizado. Según un reciente estudio de la fundación “Friedrich-Ebert-Stiftung”, una de cada dos personas sería de la opinión que en su país hay demasiados extranjeros.

En el mismo estudio se detecta también un crecimiento de la animosidad contra los musulmanes, mientras el antisemitismo se mantiene y el racismo se refleja, no solo en grupos marginales de la sociedad, sino también en la forma de pensar y proceder de algunas personas que están ocupando puestos relevantes en instituciones públicas.

ASESINATOS RACISTAS ACLARADOS

La muerte de dos delincuentes en una caravana en Eisenach, que supuestamente se suicidaron al verse acorralados por la policía tras un atraco a un banco, y el incendio en la casa en la que ambos convivían con una cómplice en Zwickau –ciudad del este de Alemania–, fueron el detonante por el que llegó a descubrirse la existencia del trío terrorista y sus funestas actividades, en las que se supone que hay bastantes personas implicadas.

La mujer superviviente se presentó a la policía después de intentar destruir las pruebas materiales de sus actividades, provocando ella misma, según parece, una explosión en la casa que habitaban. El fuego pudo ser sofocado pronto, lo que permitió encontrar armas utilizadas en atracos y asesinatos hasta entonces sin esclarecer, así como vídeos documentando la ejecución de sus víctimas de un tiro en la nuca. Los ejecutados eran pequeños comerciantes: ocho turcos, un griego y también una joven policía alemana.

Parece que nadie sospechaba de la existencia de esos terroristas ¿o sí? Rumores hay para todos los gustos. Lo cierto es que, durante once años, las fuerzas de seguridad no fueron capaces de detectarles y muchos se preguntan cómo es posible que, con los instrumentos de control de hoy, hayan podido actuar desde la clandestinidad durante tantos años.

Todos los medios de comunicación del país publicaron esa noticia, que enseguida quedó eclipsada por la supuesta corrupción del ya expresidente del Estado alemán, Christian Wulff, escándalo que durante muchos días ocupó primeros planos, encabezó reportajes y boletines informativos y distrajo a la opinión pública, más preocupada por el tráfico de favores de la primera autoridad del país que porque nuevamente en Alemania tuvieran que morir extranjeros por el solo hecho de serlo.

REACCIÓN DEL GOBIERNO

Como reacción a los hechos de Zwickau, el ministro federal del Interior, Hans-Peter Friedrich, presentó ante el Parlamento, el 2 de marzo de 2012, un proyecto de Ley que ayudaría a combatir con mayor eficacia el terrorismo de ultraderecha, una labor que necesitaría el apoyo de toda la sociedad.

En el discurso de presentación de la proyectada Ley, Friedrich se refirió a la importancia de crear un banco central de datos que recoja informaciones almacenadas a nivel local sobre militantes de la ultraderecha y personas clave en la escena neonazi, para poder detectar a tiempo estructuras extremistas e identificar a posibles agresores. Hasta ahora habría un intercambio de datos entre los diferentes organismos encargados de la seguridad interior, pero faltaría una base legal para poder almacenarlos de forma prolongada.

La nueva Ley serviría de apoyo al trabajo del “Gemeinsame Abwehrzentrum gegen Rechtsextremismus” (centro de defensa común contra el extremismo de derechas), que funciona desde mediados de diciembre de 2011 y en el que colaboran el servicio secreto interior y la policía federal y de los länder. Como el internet se instrumentaliza para extender ideas extremistas entre los jóvenes, también se estarían construyendo estructuras de control en ese ámbito.

LA ESCENA NEONAZI CRECE

El racismo tiene tradición en Alemania y a pesar del proceso de “desnacificación” (Entnazifisierung) posterior a la II Guerra Mundial, la ideología hitleriana no se extinguió totalmente, aunque la mayoría de los alemanes no sólo se distancia, sino que muestra públicamente su repulsa hacia ella. Preocupante es que la escena neonazi crece, sale a la calle y utiliza todos los medios a su alcance para encontrar adeptos, sobre todo entre los más jóvenes. Es por eso que, no sólo los grupos antifascistas organizados dicen “Basta” a las marchas frecuentes de la ultraderecha, sino también muchos ciudadanos.
En lo que va de año, ya se organizaron numerosos actos públicos en las principales ciudades alemanas, como Hamburgo, Berlín, Múnich, Fankfurt, Dresde y otras, con el fin de hacer frente a los avances de los que pretender contaminar la sociedad con sus ideas extremistas. La canciller, Angela Merkel, declaraba en Berlín, en un acto oficial en honor a las víctimas de la célula terrorista de Zwickau, que tales crímenes eran una vergüenza para el país y un atentado a la democracia que no debía repetirse.

NO SOLO EN EL ESTE DE ALEMANIA

La ideología nazi anida en el este del país, la antigua República Democrática Alemana, donde tienen lugar la mayoría de los crímenes y atentados xenóbos y racistas, pero no únicamente. Cada vez salen a la luz nuevos grupos de ultraderecha que operan clandestinamente en toda la República Federal. Un ejemplo serían los “Unsterblichen” (Los Inmortales), un grupo que el 17 de diciembre de 2011 salió a la calle en Harburg portando antorchas, con túnicas negras, y cubierto el rostro con máscaras blancas, en filas de tres en fondo y paso marcial, una procesión esperpéntica que disolvió la policía y que ya había tenido precedentes en otros lugares de la RFA. El 3 de marzo pasado, los periódicos locales publicaban una acción policial en la que 103 policías habían registrado las viviendas de 17 neonazis en esa ciudad del sur de Hamburgo. En ellas encontraron las máscaras utilizadas en esa marcha insólita, así como propaganda neonazi en diferentes formas, banderas, armas y productos químicos para la fabricación de explosivos.

CAZA DE EXTRANJEROS

En Eberswalde, una ciudad cercana a la frontera con Polonia, tuvo lugar el primer atentado contra una persona de color después de la reunificación de Alemania. Un grupo de 50 jóvenes alemanes violentos, armados con bastones de beisbol, salieron a la calle para cazar extranjeros. Se encontraron con tres africanos que charlaban delante de un bar, a los que golpearon y pisotearon con las fuertes botas que usan como distintivo, hasta dejarles malheridos. Uno de ellos cayó en coma y ya nunca despertó. Dos semanas después moría en el hospital. Era Amadeo Antonio Kiowa, tenía 28 años y había venido de Angola a Eberswalde para trabajar. Con él vivían su mujer y dos hijas pequeñas. Un par de semanas después de su muerte nacía su tercer hijo, que no pudo conocer. Los jóvenes implicados en los hechos fueron condenados, máximo, a cuatro años de cárcel, que pudieron dejar anticipadamente depositando una fianza. El culpable de la muerte del angoleño nunca pudo identificarse.

Años después, en 1998, se creaba una sociedad sin ánimos de lucro para la defensa de los valores democráticos y la lucha consecuente contra el racismo, el antisemitismo y el extremismo nacionalsocialista en Alemania: la Fundación Amadeo Antonio, una denominación que mantiene vivo el recuerdo de ese crimen.

Entre 1990 y 2011, según datos de la mencionada fundación, 181personas fueron víctimas de la violencia de ultraderecha, pero no sólo extranjeros, sino también mendigos, minusválidos, homosexuales, drogadictos y personas de ideología contraria a la suya, cuyos nombres, edades y circunstancias de su muerte están documentadas. Esta cifra difiere en mucho de los datos oficiales, según los que las víctimas serían 46, pero el ministro del Interior, tras los hechos de Zwickau, mostró interés por revisar también dichos datos.

Datos estadísticos sobre delincuencia por motivos políticos en la RFA

A lo largo de 2010 la policía alemana registró 16.000 delitos por motivos políticos, de ellos 784 extremadamente violentos. Sólo en noviembre de 2011 se registraron 1.800 delitos de ese tipo, entre los que se cuentan 178 actos violentos con 139 heridos, (datos de la policía federal, BKA, del 28 de diciembre de 2011). En esas cifras, que eran provisionales y, por tanto, susceptibles de corrección, se incluyen todos los delitos motivados por racismo, antisemitismo, violencia de grupos radicales de diferentes ideologías y delitos de propaganda.

De la ultraderecha se registraron 1.119 actos delictivos, frente a los 394 de grupos de ideología de izquierdas. Los delitos cometidos por grupos de extranjeros fueron 121, mientras que otros 166 delitos no han podido clasificarse en un grupo determinado.

BREVEMENTE

El “Katholikentag”

El Katholikentag o Congreso de los católicos alemanes es un encuentro de católicos en Alemania que, cada dos años, organiza el Comité Central de los católicos alemanes conjuntamente con el obispado al que pertenece la ciudad donde se celebra el Congreso.

Estos congresos católicos surgieron hace más de 150 años del movimiento de laicos católicos en Alemania. Frente a los que querían y quieren convertir la religión en un asunto privado, los católicos alemanes muestran en estos Congresos una Iglesia para los demás en constante apertura a la realización en sociedad.

En foros, conferencias, círculos de debate y talleres de trabajo se abordan en los Congresos temas relevantes para la sociedad y la Iglesia. El cumplimiento de los derechos humanos; la superación del  racismo; el cuidado y la defensa de la naturaleza; la justicia social; la paz y el progreso; responsabilidad ante el mundo y espiritualidad; de la misa al compromiso en el mundo; los extranjeros en la sociedad y en la iglesia, etc. son temas que están presentes en todos los Congresos Católicos.

El 98º Katholikentag de este año se celebrará en Mannheim, del 16 al 20 de mayo de 2012 y tiene como lema: “Arriesgar una nueva salida”.  XXII Asamblea nacional de las Misiones Las Asambleas nacionales son las reuniones de las Misiones más significativas a nivel nacional para intercambiar experiencias, unificar criterios y buscar propuestas communes para dinamizar la acción pastoral. Reunirse, dialogar y reflexionar sigue siendo el camino de las Misiones para avanzar como Iglesia en la tarea común de los cristianos de anunciar y vivir el Evangelio.

Las Asambleas se convocan desde el consejo pastoral nacional de la Delegación cada tres años y tienen lugar en el fin de semana largo de Pentecostés para que puedan participar los seglares sin perder días de trabajo. Para la Asamblea se invita a todas las misiones y pueden participar cada una con dos delegados seglares más el sacerdote.

El trabajo, las celebraciones de la Eucaristía y la convivencia resultan siempre una experiencia positiva para todos los participantes Este año se celebrará en Mainz, del 25 al 28 de mayo, la XXII. Asamblea de las Misiones con el tema: “La mujer en la Iglesia”. Nos acopañará como ponente Gabriel González del Estal, gran conocedor de la historia de las misiones católicas en Alemania. Esta Asamblea quiere valorar y agradecer la voz, el trabajo y la presencia de la mujer en la Iglesia como esencial para la vida y el futuro de las Misiones Católicas de Lengua Española en Alemania.

Fuente: ventanaeuropea.es

.

.

..

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: