Espana: Sin medico y sin papeles

10 agosto, 2012

Espana: Sin medico y sin papeles

En el progresivo e inexorable deterioro de los servicios que planea el PP, baraja ahora pedir a los emigrantes que no cotizan 710 euros por prestaciones sanitarias, algo injusto, xenófobo y que el Gobierno Vasco debería frenar.

EN su errática estrategia de comunicación, el Gobierno de Rajoy trata de hacer ver (y de convencer) a la ciudadanía de que los recortes que está llevando a cabo y que suponen “muy dolorosas” decisiones, como indicaba hace días el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, son meramente técnicas, fruto de las presiones de Bruselas ante la exigencia comunitaria de reducir a toda costa el déficit de las cuentas públicas.

Pero, cada día que pasa, queda más en evidencia que el programa de recortes que va a llevar a cabo el PP sin ningún tipo de consenso ni negociación responde a un proyecto político e ideológico.

Ante las presiones de la UE y, en especial, de Alemania para limitar el gasto y hacer posible así la inyección de dinero hacia España, el Partido Popular podía haber optado por exigir mayor esfuerzo a las rentas más altas para evitar cercenar los niveles de bienestar de las clases medias y de las más necesitadas pero su decisión ha sido precisamente la contraria.

De la misma forma que ha dado por hecho que la ciudadanía soportará con sus propios medios los recortes sanitarios, el copago y los gastos (y el esfuerzo) que requieren las personas dependientes.

El cenit de los perjuicios que van a ocasionar sus decisiones tiene desde esta semana el rostro de las personas emigrantes sin papeles. Bajo el pretexto de frenar el llamado turismo sanitario, el Gobierno español planea exigir 710 euros al año a quienes utilicen el sistema de salud (hasta ahora gratuito y prácticamente universal) y no coticen a la Seguridad Social, una medida que, sobre todo, ataca directamente al sector más vulnerable de la sociedad y que puede generar, a muy corto plazo, un problema sanitario de gran magnitud al dejar al margen de cualquier prestación a miles de personas.

Además de abrir un continuo escenario de conflictos con los colectivos médicos y sanitarios que reiteradamente se han reafirmado en su voluntad de cumplir con su misión y atender a cuantas personas lo necesiten. El Gobierno Vasco, que ha explicado las razones que le llevan al Constitucional para no aplicar el copago sanitario que tendrá que gestionar en los próximos meses, tiene ahora una buena ocasión para pasar del discurso a la acción imponiendo sus competencias, haciendo caso omiso a las medidas que restringen los derechos a los sin papeles y garantizando las prestaciones a toda su ciudadanía.

Fuente: noticiasdegipuzkoa.com

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: