Inmigrantes: Francia dice que reducira trabas a gitanos que busquen empleo

23 agosto, 2012

Inmigrantes: Francia dice que reducira trabas a gitanos que busquen empleo

Rumanos y búlgaros necesitan ahora permisos de trabajo para quedarse legalmente más de tres meses en su país anfitrión y siguen las redadas contra ilegales.

Francia facilitará que los inmigrantes gitanos de Europa del Este puedan conseguir permisos de trabajo y residencia, según dijo el Gobierno el miércoles, después de años de expulsiones y de nuevas redadas policiales este mes en campamentos improvisados donde con frecuencia estas comunidades viven en la pobreza.

El primer ministro socialista Jean-Marc Ayrault, presionado para acabar con una práctica que la izquierda condenaba cuando el ex presidente conservador Nicolas Sarkozy estaba al mando, anunció un cambio de política tras reunirse con varios ministros y representantes de la comunidad de los 15.000 y 20.000 gitanos que se estima viven en Francia.

Ayrault evitó prometer que se suspenderán las normas aprobadas por la UE que restringen el acceso al mercado laboral de los ciudadanos de Rumanía y Bulgaria, los países nativos de muchos gitanos, hasta final de 2013. Sí dijo que es un asunto que Francia empezará a evaluar mientras se toman medidas más modestas.

Uno de los principales cambios es la promesa de derogar un cuantioso impuesto que los empleadores franceses deben pagar a la oficina de inmigración si contratan a un trabajador rumano o búlgaro, un gravamen que puede ascender a 1.800 euros, según cifras del Gobierno.

También se extenderá una lista de empleos aprobada por el Gobierno que enumera trabajos que se consideran abiertos a los gitanos, y que ahora incluye 150 oficios como techadores, según un comunicado de la oficina de Ayrault.

Hace dos semanas, la policía desalojó a unas 300 personas de campamentos ilegales situados cerca de las ciudades de Lieja y Lyon, y envió a 240 de ellas en avión de vuelta a Rumanía. Las operaciones recordaron a una campaña lanzada hace dos años por la que Sarkozy recibió críticas de la comunidad internacional.

A pesar de que Rumanía y Bulgaria son miembros de la Unión Europea desde 2007, sus ciudadanos -gitanos incluidos- están sujetos a restricciones sobre el empleo en el resto de la UE hasta finales de 2013, impuestas para frenar lo que algunos países temían en su momento que sería un flujo excesivo de inmigrantes buscando trabajo y bienestar.

Rumanos y búlgaros necesitan ahora permisos de trabajo para quedarse legalmente más de tres meses en su país anfitrión, lo que implica que tras ese plazo, muchos pasan a la clandestinidad y viven en campamentos cerca de autopistas en las afueras de grandes ciudades.

“Los gitanos son ciudadanos de la UE como todos los demás y les gustaría trabajar como todos los demás”, dijo a la prensa Malik Salemkour, activista de derechos humanos que se reunió con Ayrault y otras personas para pedir un cambio.

La Comisión Europea, que tiene la tarea de supervisar el respeto a los tratados europeos y chocó con Sarkozy por la cuestión de los inmigrantes, dijo que está vigilando de nuevo la situación en Francia tras las redadas de principios de agosto.

El Consejo de Europa, una organización gubernamental que tiene entre sus tareas garantizar el respeto a los derechos humanos, también ha instado a Francia a buscar una solución duradera para los inmigrantes gitanos, muchos de los cuales huyen de la pobreza y en ocasiones la persecución en su patria.

El presidente de Francia, el socialista François Hollande, prometió una solución para el asunto del pueblo gitano durante su campaña electoral.

Fuente: lavanguardia.com

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: