Ligar en EEUU: la insospechada mision imposible para los indocumentados en ese pais

27 agosto, 2012

Imagen - Ligar en EEUU: la insospechada mision imposible para los indocumentados en ese pais

¿Cómo le cuentas a una chica que no puedes entrar en una discoteca? Una estudiante sin papeles ha creado un consultorio en internet en el que aconseja a jóvenes inmigrantes sobre este y otros dilemas a menudo olvidados.

No tener papeles no sólo dificulta conseguir un buen trabajo. Para los indocumentados que viven en EEUU tampoco es sencillo encontrar una pareja y hacer amistades.

¿Cómo le planteas a una chica que no puedes entrar a una discoteca porque no tienes una identificación que demuestre tu edad? ¿Qué pasa si tus amigos quieren viajar al extranjero? ¿Por qué eres el único que no puede conducir?  Y sobre todo, ¿cómo se confiesa que resides ilegalmente en el país?

Son aspectos del día a día de miles de jóvenes indocumentados ignorados en el debate político y mediático sobre la inmigración y que ellos mismos tienen que enterrar para ocuparse de otros asuntos prioritarios: encontrar un trabajo, pagar la universidad o que no te pare la policía y te deporte.

Angy Rivera se dio cuenta de que no existía un espacio donde los chicos como ella pudieran resolver sus dudas. Así nació AskAngy, un consultorio en internet donde los jóvenes indocumentados pueden preguntar anónimamente todo aquello que les preocupe: desde cómo conseguir becas para estudiar en la universidad, a si se debe tener hijos cuando uno está en situación irregular.

Angy tiene 21 años. Llegó a EEUU con 3 desde Colombia junto a su madre. No fue consciente de lo que implicaba su situación hasta años después. “Cuando mis amistades empezaron a aplicar para conseguir un permiso de trabajo, una licencia de conducir, para votar. Yo les acompañaba a hacer pero no podía hacerlo”, recuerda.

Salir del otro armario

Lo llaman “salir del armario”, pero en su caso confiesan ser indocumentados. Ella no habló abiertamente de su situación hasta 2010.

Es una de las preguntas más recurrentes del consultorio. “No me avergüenza ser indocumentado (…), pero nunca he pensado en salir del armario porque no creo que sea algo que me deba definir”, escribe Ali. “Muchas veces salimos del armario no por nosotros mismos, sino por otros. Porque en el proceso de salir esperamos inspirar a nuestros padres, por ejemplo, que están atados por el miedo”, le contesta.

Angy responde con una madurez impropia de una chica de su edad. “La gente se sorprende al saber que tengo 21 años, siempre me dicen que creían que tenía como 30″, confiesa.

Ha pasado por algunas de las situaciones que le plantean, como no tener dinero para ir a la universidad.  “Cuando me iba a graduar supe  que no iba a tener ayuda financiera, que no había becas. Fui a la escuela a preguntar y sólo me dijeron te tienes que marchar porque no tienes papeles”, recuerda. “Es como un círculo y siempre por lo mismo, por los papeles”.

Finalmente consiguió varias becas y una donación con las que ha logrado estudiar criminología en la City University of New York (CUNY), una universidad pública en la que paga unos 2000 dólares al semestre. A veces ha tenido que interrumpir sus clases o matricularse de menos asignaturas porque no lo podía pagar.

En octubre de 2010, lanzó el consultorio en Internet. Fue un éxito inmediato. Tiene 50 mensajes esperando respuesta. “Preguntan de todo, desde relaciones a la escuela, pero una de las cosas en las que más se enfocan es en el dinero. Cómo poder trabajar, pagar la escuela, la renta”, dice. Además, cuelga vídeos en el canal de YouTube AskAngy contestando a las preguntas más frecuentes.

Sin posibilidad de compromiso

No tener papeles condiciona las relaciones sentimentales en todas las etapas. “Una persona que no está cómoda por su estatus migratorio, no sabe si lo puede contar, si le van a seguir viendo igual, si piensan que estás con él por los papeles, si te van a rechazar por eso”, explica Angy.

“¡Por mi experiencia, es muy duro! Salgo con este chico desde hace 5 años, estoy segura de que sabe mi situación pero nunca lo hablamos. Era duro porque por alguna razón a veces me sentía que era menos que él, como si me avergonzara de mi status. Creo que también evitaba el tema porque no quería que él pensara que estaba con él por los papeles”, escribe una joven que quiere casarse con su novio al que aún no ha confesado su estatus.

Confesarlo es sólo el primer paso. “Si se lo dices y te aceptan, después está el que la persona no tiene suficientes recursos como para comprarle todos los regalos que quieran y bajarle la luna y las estrellas; usar pasaporte para entrar a un bar porque a veces no te dejan entrar… Son cosas que te ponen incómodo”, dice Angy. “La vida es tan incierta por no tener papeles que es difícil tener una pareja cuando las cosas son tan nublosas”, lamenta.

¿Qué aconseja en temas tan personales? “Siempre les digo que lo más importante es siempre ser honesto. Las mentiras empiezan pequeñas y después tienes que hacer una mentira más para tapar esa y te hunde. Si lo aceptan puedes continuar relación con honestidad. Y si la persona no te apoya no veo porque vale la pena seguir intentándolo”, dice segura.

Diferente al resto de los amigos

Ella ha encontrado barreras no sólo con parejas, sino con a la hora de mantener amistades.

“A veces es difícil tener ese balance y sentirte apoyada por ellos. Cuando se ponen a hablar de sus paseos en el verano, a veces en esas conversaciones uno se siente excluido no sabes como participar. Si yo hablo de inmigración me dicen ‘otra vez hablando de política, porque no bajas la guardia’. Estamos en diferentes mentalidades”, explica.

Muchos jóvenes se han dirigido a ella  preguntándole por la “acción diferida”, la medida anunciada por Barack Obama para evitar las deportaciones y dar un permiso de trabajo temporal a los jóvenes inmigrantes.

En esos casos, Angy consulta con un abogado para asegurarse de que da información correcta.  “Hay mucha desinformación también. Hay gente que me pregunta que como pueden aplicar para la ciudadanía, como conseguir su green card. También tratamos de educar a la comunidad”, explica.

Espera que la acción diferida le ayuda a conseguir más becas para poder completar sus estudios. Aunque las dudas seguirán existiendo: “quedas en un limbo porque sigues siendo indocumentado, pero con permiso de trabajo”.

Fuente: lainformacion.com

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: