Palestinos en Chile, una influyente colonia con club de futbol propio

29 septiembre, 2012

Espana: Cuatro anios despues de llegar en patera, un joven costamarfileno espera las notas de Selectividad

En poco más de 100 años, la comunidad palestina en Chile, la mayor fuera del mundo árabe, ha conseguido cosas que aún hoy no son posibles en su tierra de origen: convertirse en una influyente elite, llevar una relación cordial con los judíos e incluso tener su propio club profesional de fútbol.

La cumbre entre Sudamérica y Países Árabes que se desarrolla desde el lunes en Lima vuelve la mirada sobre el sorprendente desarrollo que esta comunidad tuvo en Chile.

Inicialmente llamados simplemente ‘turcos’ por el resto de los chilenos, en base al origen impreso en los pasaportes con los que arrancaron de la dominación del imperio turco-otomano a inicios del siglo XX, los descendientes palestinos suman actualmente unas 350.000 personas y tienen influencia en todas las áreas de la sociedad.

“En todas partes hay palestinos”, dice a la AFP Nassim Alamo, empresario textil y segunda generación en Chile, al frente junto a su hermano Chafik de una fábrica de confecciones en el barrio Patronato de Santiago, que albergó a las primeros descendientes árabes, pero donde hoy quedan pocos tras ser absorbidos sus negocios por coreanos y chinos.

Sin embargo, fue a través del comercio donde muchos palestinos amasaron sus fortunas en Chile. “Empezaron vendiendo cualquier cosa. Recorrían los campos, donde no llegaban los negocios. Como no sabían el idioma, sólo mostraban lo que tenían”, relata Nassim.

“Tiene que haber sido muy duro, recorrían cientos de kilómetros a pie”, recuerda el empresario, de 70 años, quien al igual que sus antepasados todavía saca cuentas sólo con papel y lápiz.

Los primeros árabes llegaron a Chile a mediados del siglo XIX, pero la principal oleada migratoria data de inicios de 1900, cuando comenzaron a escapar de la dominación turca. En su mayoría, provenían de los pueblos de Belén, Beit Jala y Beit Sahur y eran cristianos (católicos u ortodoxos).

No está claro por qué escogieron Chile. La teoría más aceptada es que tras la llegada de los primeros migrantes, en su mayoría artesanos y agricultores, se fue corriendo la voz.

“La llegada a Chile es algo casual. Se produce la llegada de grupos muy específicos, unidos fundamentalmente por una migración en cadena: alguien llega y empieza a traer a sus familiares y amigos, lo que se da sobre todo en sociedades patriarcales donde las relaciones familiares son muy fuertes”, explica a la AFP Eugenio Chahuán, director del Centro de Estudios Árabes de la Universidad de Chile.

Inicialmente dedicados al comercio, hoy están instalados en todas las áreas. Dos de las mayores fortunas del país, las familias Yarur y Said, son descendientes palestinos, mientras que el 10% del Senado chileno tiene el mismo origen.

El fiscal nacional, Sabas Chahuán, y el presidente de la Asociación Nacional de Fútbol, Sergio Jadue, también son de origen palestino, al igual que el alcalde de la ciudad de Santiago, Pablo Zalaquett.

“Son emigrantes que tienen un mayor nivel cultural, no formal, pero con mucha tradición histórica, que llegan al país y en un muy corto plazo se convierten en una elite de carácter económico, social y cultural”, explica Chahuán.

Compartir la actividad comercial y su misma historia de emigrantes, ha llevado a que en Chile los palestinos mantengan una histórica cordial relación con los judíos.

“El conflicto no es con los judíos sino con la formación del Estado de Israel. Además, comparten la condición de migrantes. Las actividades que hacen, fundamentalmente el comercio, los vincula también desde el punto de vista económico”, dice Chahuán.

La influencia de los palestinos en Chile tiene quizás su punto más llamativo en la formación del primer club profesional de fútbol: el Club Deportivo Palestino S.A, el único que defiende la bandera de los territorios Palestinos.

“Somos el único equipo profesional que participa en las competencia FIFA y defiende los colores de la bandera palestina”, dice a la AFP Jorge Correa, gerente general del club que se inició en el profesionalismo en 1952.

“En un comienzo comenzó siendo exclusivo con personas que tenían relación con el mundo árabe, pero la competencia obligó a que esta medida fuese tomando matices hasta llegar a un minuto en que no es necesario tener una relación con Palestina en términos sanguíneos para poder participar”, agregó Correa.

De hecho, hoy el plantel cuenta con sólo una figura de esa descendencia: el defensa Roberto Bishara. No obstante, sigue siendo percibido por lo palestinos como el equipo que los representa en el mundo.

“La ultima final que jugó el club (en 2008 frente a Colo Colo), la final y semifinal se transmitían en las plazas públicas (en Medio Oriente). Había una preocupación de lo que nosotros hacíamos acá en Chile a miles y miles de kilómetros en Palestina”, dice Correa.

Con ya más de 100 años de historia en Chile, un eventual retorno es hoy imposible. Aunque los descendientes mantienen el nivel de pertenencia y solidaridad, saben que no pueden regresar a un país que, dicen, sigue sin existir.

La III Cumbre de América del Sur y de Países Arabes (ASPA), el lunes y martes en Lima, reúne a jefes de Estado y de Gobierno, y en forma paralela a más de 400 empresarios, para mejorar la cooperación e intercambios comerciales entre ambas regiones.

Fuente: terra.es

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: