Espana: Historias de exilio y fronteras

2 octubre, 2012

Espana: Historias de exilio y fronteras

Juan Diego Botto estrena “Un trozo invisible de este mundo”. Botto escribe, protagoniza y produce cinco monólogos sobre la inmigración. Antes del estreno, el actor habla de teatro y política en esta entrevista.

Samba Martine murió a los 34 años en Madrid. Era congoleña, pero los sueños de un mundo más amable le habían traído a España. Su fantasía se rompió en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche, en el que ingresó para ser expulsada. Tenía sida, se puso enferma y pidió tratamiento para paliar su dolor. No la escucharon. Un mes después, falleció. Cosas de la vida, Juan Diego Botto asistió al funeral, en diciembre de 2011. Y su historia le marcó. Tanto, que le llevó a escribir ‘Un trozo invisible de este mundo’, la obra que estrena este martes en el Matadero.

“Vi a su madre abrazada al féretro y me impresionó mucho así que empecé a documentarme sobre ella y sobre otras mujeres subsaharianas, a reunirme con ONG´s… Quería hablar de inmigración y vincularlo al exilio, que conozco personalmente porque soy hijo de él: nací en 1975 en Buenos Aires, en el 76 hubo un Golpe de Estado; en el 77 hicieron desaparecer a mi padre y nos exiliamos en el 78. Soy consecuencia de eso, si no probablemente seguiría viviendo en Argentina. Quería hablar de esas experiencias que recuerdo de mi infancia, de lo que significa el desarraigo para un exiliado, de lo que supone perder una lucha política, de los sueños, del compromiso…”, cuenta el actor.

Así que Botto se puso a escribir. Y ‘alumbró’ cinco monólogos en los que distintos personajes abordan con ironía el drama. Del agente de policía, al inmigrante que llama a casa… [Vea el vídeo]. “La gente está acostumbrada a ver a los inmigrantes como números y como algo ilegal. Y hablar de ellos como personas que aman, sufren y les pasan cosas igual que a cualquiera es importante. Además, hoy todos somos posibles migrantes. Lo estamos viendo en España, donde mucha gente se está marchando porque el país no les ofrece una vida digna”, explica.

Botto se ha involucrado a fondo en el proyecto: además de escribirlo, lo protagoniza -junto a Astrid Jones- y participa en la producción, que comparte con el Teatro Español. Se ha liberado, eso sí, de la dirección, que ha confiado a Sergio Peris-Mencheta, rostro televisivo que viene haciéndose un nombre con la batuta teatral gracias a propuestas como ‘Incrementum’ o ‘Tempestad’, de Shakespeare.

“Cuando me llamó, le dije: ‘pero, ¿estás seguro de lo que estás haciendo?, ¿por qué no llamas a Andrés Lima o a Miguel del Arco y te aseguras de que salga bien?’” -bromea Peris-Mencheta a una semana del estreno en Madrid- “si alguien se la juega aquí es Botto porque está poniendo su vida en los textos, su dinero, su imagen…”. Juntos han dado forma a una obra que arranca la risa, a pesar de lo duro del tema. “Era muy importante que el drama esté dosificado porque no importa lo sincero y honesto que sea el mensaje que quieres transmitir, que si aburre, no llega”, cuenta Botto.

La conversación transcurre en un descanso entre ensayos la tarde del 25-S y se interrumpe por el ruido de helicópteros que sobrevuelan un Madrid tomado por la policía mientras miles de personas rodean el Congreso como toque de atención a unos políticos cada vez más alejados del pueblo. Botto ‘se moja’: “Vivimos en una democracia que de eso no tiene nada más que la carcasa. Y lo que la desprestigia no son los manifestantes como dicen algunos, sino unos gobiernos que vienen incumpliendo todo aquello por lo que fueron escogidos. El de ahora no ha acatado ni una sola de las medidas que prometió, si no todo lo contrario, ¿en qué sentido se puede considerar gobierno del pueblo?”.

Para el actor, la actualidad debe ir pegada al arte. No lo entiende de otro modo. “Lo que está pasando en la calle es tan potente que creo que la gente tiene ganas de que le hablen de ello. Por eso he hecho esta obra que trata sobre un tema urgente”, afirma. “No nos queda otra que ser autónomos, hay que reinventarse y el teatro debe remover y hacer pensar, si no van a seguir tachándonos de entretenimiento”, añade Mencheta. Y regresan al ensayo mientras el helicóptero sigue tronando y las redes sociales hablan de cargas policiales en torno al Congreso. Son tiempos grises y han optado por hacer más visible el descontento.

Fuente: elmundo.es

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: