Espana: Juez suspende expulsion de camerunes acusado en su pais de homosexual

6 marzo, 2013

Imagen-Espana: Juez suspende expulsion de camerunes acusado en su pais de homosexual

En el país africano, la homosexualidad está castigada con una pena de hasta cinco años de cárcel y los acusados suelen sufrir torturas de la policía y en la cárcel.

Por dos horas y media, un joven «sin papeles» camerunés residente en Lérida se ha salvado hoy de ser enviado en avión de vuelta a su país para sufrir una condena de cárcel por realizar prácticas homosexuales en público. Una pena que suele acarrear además el sufrir torturas a manos de la policía y de los funcionarios de prisiones africanos.

Una juez del contencioso de Lérida ha dictado hoy una orden para suspender la expulsión de un joven inmigrante irregular camerunés que iba a ser embarcado en un avión en Barajas (Madrid) rumbo a su país, donde tiene una orden de búsqueda y captura por homosexual. La abogada de este joven «sin papeles», Esther Sancho, confirmó a ABC que la juez estimó «in extremis» la petición de medidas cautelarísimas que solicitó para suspender la expulsión y en la que alegaba el peligro para su vida e integridad física al que se exponía su cliente si volvía a Camerún.

Según la letrada —que no había podido hablar con su cliente— , en su resolución la juez argumentó que suspende la expulsión «porque (el joven) está perseguido en Camerún por un presunto delito de actos homosexuales en lugar público, y la incidencia que ello pudiera tener a efectos de conculcar derechos fundamentales y libertades públicas amparados por tratados internacionales suscritos por España». «Por ello —prosigue la orden— ha lugar apreciar «razones de urgencia y acordar la suspensión del acto de expulsión prevista para el día de hoy».

Una odisea

El joven huyó de Camerún en 2005 después de que ordenasen su búsqueda y captura por prácticas homosexuales en público. Arribó a España sin tener permiso de residencia y durante un control de extranjería en Madrid fue identificado por la Policía, que ordenó su expulsión. Entonces, huyó y recaló en Lérida, donde residía hasta ahora y sobrevivía con trabajos esporádicos en el campo. El pasado 15 de febrero fue detenido en relación a un hurto y se descubrió que pesaba sobre él una orden de expulsión, por lo que fue llevado al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Barcelona, a la espera de su expulsión.

Hoy estaba detenido en Barajas, donde llegó procedente del CIE de Barcelona, pendiente de que se ejecutara su expulsión. El avión en el que iba ser deportado de vuelta a su país debía partir a las 17:00 de la tarde, pero finalmente la orden del juez llegó a las 14:30 horas, y por dos horas y medio se libró de un infierno.

El caso aún no se ha resuelto definitivamente, advirtió la letrada, porque «la expulsión aún no ha sido anulada y estamos pendientes de que se resuelva la solicitud de asilo que ha hecho mi cliente».

No obstante, de momento el joven evita ser entregado a la justicia de Camerún, un alivio. En este país africano, la homosexualidad se castiga con una pena de hasta cinco años de cárcel. Además, a la privación de libertad por su orientación sexual, el joven tenía una altra probabilidad de acabar siendo víctima de torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes por parte de la policía y de los funcionarios de prisión, como han denunciado en varias ocasiones instituciones como Human Right Watch y Amnistia Internacional.

.

.

Fuente: abc.es

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: