No mas violencia contra las mujeres por Edwin Perez Uberhuaga

15 marzo, 2013

Imagen-No mas violencia contra las mujeres por Edwin Perez Uberhuaga

Edwin Perez Uberhuaga - Director Aquí Latinos

“Un europeo mató a su esposa con un mazo”, “Un latino apuñaló por sorpresa a su pareja y a su hijo”, “Un africano en Europa autorizó la ablación (mutilación genital) de su hija de tres años”, “Un árabe casado con una norteamericana se llevó a sus hijos lejos de su madre”.

Parecen titulares de prensa del siglo XIX, pero están pasando hoy y los protagonistas son nuestros vecinos, amigos o compatriotas, en medio de una preocupante impunidad.

Si bien se ha avanzado mucho en la igualdad de género, estos hechos, que no son tan “aislados”, demuestran que el machismo no ha desaparecido de nuestros genes.

Pero no es solo un problema de los hombres, sino de un sistema educativo y familiar que sigue educando a los hijos como los “soldaditos” y a las hijas como las “mujercitas” que deben preparar la comida y tener hijos, sin poder optar a una formación profesional. Si la alcanzan, los salarios son menores a los de los varones, otra injusticia.

Sigue la violencia contra las mujeres. No solamente es el golpe de puño, una puerta cerrada bajo llave, o empujarles a prostituirse, sino la mayor violencia estatal y administrativa.

Los índices de enfermedades y muertes de cáncer de seno o cérvix uterino, las infecciones  por ablaciones o el terrible SIDA tienen especial impacto en la población femenina.

El dinero para estos casos se desvía a la corrupción o a la compra de armamento. En Europa y Estados Unidos se recortan los derechos de los inmigrantes, lo que tiene especial efecto en los servicios de salud para las mujeres, madres y sus hijos.

Frente a esa violencia crece más el heroísmo de las mujeres, que incursionan en política o se organizan en empresas, cooperativas o asociaciones, para capacitarse y administrar bien, como siempre, sus hogares.

Muchas renuncian a su faceta biológica de mujer para ser “padre y madre” de sus hijos. Veo brillar sus ojos al contarme que sus hijos ya son bachilleres o buenos profesionales. Años de sacrificio desaparecen, por un momento, tras su sonrisa orgullosa.

Hoy, golpeados por la crisis, muchos hombres han perdido el trabajo y son ellas, las que trabajan 8 o más horas, vuelven al hogar a cocinar y planchar y, además, participan en proyectos empresariales vía Internet, vendiendo diversos productos. Hacen milagros para multiplicar los alimentos.

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, no habrá suficientes flores, ni mensajes en papel o en las redes sociales para agradecer y bendecir el esfuerzo de nuestras madres, esposas e hijas, para hacer un mundo mejor y más civilizado.

Sin embargo, ellas solo piden que se valore su esfuerzo en el envío de remesas, por ejemplo, y el respeto por tantas horas de sufrimiento y lágrimas que han derramado por nosotros, los hombres.

Esito sería

.

.

Edwin Pérez Uberhuaga-Director aquilatinos.info

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: