La Troika, el nuevo ejercito de intervencion europeo por Arturo Prado Lima

18 marzo, 2013

Imagen-La Troika, el nuevo ejercito de intervencion europeo

Por: Arturo Prado Lima

Mientras los libios se embarcan en una guerra intertribus y aparecen los primeros indicios de segregación étnica, los sirios se sumergen en un baño de sangre, los egipcios ven cómo el gobierno de Los Hermanos Musulmanes les arrebata su revolución, los tunecinos no ven ningún cambio en sus precarias vidas con el cambio de régimen al que acaban de destituir, los talibanes le ganan el pulso a la OTAN y el gobierno de Estados Unidos, hoy mismo, se sienta a dialogar con “los terroristas”, esos mismo sobre los cuales los soldados occidentales hacen sus necesidades cuando caen en combate e Irak sigue su fatal desangre, la Troika, el nuevo ejército de intervención internacional compuesto por el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comunidad Europea asaltan a Grecia, España, Chipre, Portugal e Irlanda, les arrebatan sus soberanías, sus servicios públicos y sus derechos civiles, sociales, económicos y políticos adquiridos a través de muchos años de lucha. Y lo hacen por encima de las protestas populares, multitudinarias, como las últimas en España y Portugal.

Por encima de las Constituciones, de la resistencia de sus pueblos y sus instituciones populares. Una vez conquistados los países en mención, viran su mirada hacia Italia. No todo, sin embargo, es color de rosa para la Troika. En Italia colocaron directamente a un banquero en el poder, Mario Monti, quien en las últimas elecciones generales ocupó un desbalijado cuanto lugar. En España, país dinamitados por el poder la Troika, quienes se hicieron el gobierno pro-Troika se hunde en la corrupción mientras abre de par en par las puertas al ejército de intervención más poderoso que se haya visto jamás. Este nuevo enemigo de los pueblos no apunta con misiles, pero su arma es aun más letal: la voracidad de sus mercados, que a su vez, tiene su brazo de guerra: las agencias de calificación.

La Troika, ha desembarcado en los países de la periferia europea. Las agencias de calificación han bajado al mínimo su calificación de riesgo, el Fondo Monetario Internacional mantiene el control sobre los partido que gobiernan y los obliga a reducir el déficit al tiempo que el Banco Central Europeo presiona la subida de impuestos. Entre tanto Alemania , motor económico y político de Europa, mira con buenos ojos cómo las acciones de los gobernantes aprietan el cuello a sus pueblos rebajando el salario de los trabajadores, recortando los derechos sindicales, minimizando al máximo la inversión en salud, educación, cultura y ciencia, exponiéndolas a la voracidad de la empresa privada, aumentando impuestos y el IVA, recortando las pensiones, negando la tarjeta sanitaria a los inmigrantes y un gran número de etcéteras que están en sus agendas. Para supervisar estas medidas, la Troika tiene una comisión en cada uno de estos países.

Es el nuevo punto de apoyo de los invasores ante la rebelión de los pueblos, que, aunque reprimidos e invadidos, sigue batallando por su democracia y su derecho a cubrir sus necesidades básicas como seres humanos. Los pueblos europeos luchan con fuerza contra la soga franco alemana que, sin ser Gestapo, sin parecerse en nada al poderoso ejército norteamericano o al Ejército Rojo en sus mejores tiempos, la CIA o la OTAN, avanza cual legión invencible aplastando el Estado de Bienestar de Europa y que reclaman para sí los pulpos financieros a cuyo servicio están los políticos de siempre. La Troika ataca y Sanciona.

Por no aplicar las reformas que solicitó a Hungría, le congeló los Fondos Estructurales de la Unión. Obligó a Italia y Gracia, en su momento, a prescindir de elecciones populares para elegir gobernantes: puso directamente a sus banqueros en el poder. Ordenó que sus instrucciones sean incluidas en las Constituciones Nacionales. España reformó su Carta Magna para incluir el control de déficit por ley. Y no se detiene en Europa. Avanza más allá. Su movilización ha sido formidable en contra de Argentina ante la nacionalización de YPF, de la petrolera Repsol. Amenaza a Ucrania por el juicio y encarcelamiento de la ex primer ministra pro europea Yevgenia Timoshenko. Congela los fondos sirios en su territorio y calla ante el avance del arsenal nuclear israelí, el genocidio contra el pueblo palestino y la construcción de nuevos Muros de la Vergüenza entre Israel, Palestina y Libano. Ante una troika deshumanizada, dirigida por las castas financieras y políticas más refinadas de Europa y el mundo, los verdaderos causantes de la crisis económica global, sin embargo, hay signos de rebeldía. Los pueblos no se resignan.

Las elecciones griegas e italianas son una muestra. Estos pueblos, a no dudarlo, votaron contra la Troika, es decir, en favor del crecimiento económico para superar la crisis y no en base de la reducción del déficit, que implica recortes presupuestales en educación, salud, inversiones públicas, aumento de impuestos, despido de miles de trabajadores, aumento de la edad de jubilación, recortes salariales y privatización de las empresas públicas, entre otros retrocesos históricos, provocando el empobrecimiento continuo de las clases medias y el hundimiento de las clases pobres. estos son los pueblos que llaman a gritos a mantener la alegría y a organizar la rabia. Esta es una de las razones por las cuales los grandes ejércitos tienden a desaparecer.

La OTAN, que en su tiempo fue uno de los pilares fundamentales de occidente contra la antigua URRS, tiene sus días contados. Obama ha anunciado la reducción de sus tropas y los ejércitos nacionales de Europa ven reducida la cantidad de soldados, aunque no el presupuesto para la investigación tecnológica militar. También las grandes agencias de espionaje se reducen y en algunos casos casi desaparecen. Sólo Vladimir Putin quiere reforzar sus fuerzas militares, rearmar a Rusia, como lo predica él, pues aun carece de una Troika para su expansión mundial, y la única arma que le queda es la fuerza de sus misiles. Alerta pues, en el mundo entero.

La Troika es un ejército de intervención dispuesto a liquidar todos los obstáculos que se le pongan por delante en su afán de apoderarse del mundo. Incluso a utilizar ejércitos tangibles. No es raro que hoy, a la luz de las propuestas populares en toda Europa, se esté planteando reforzar las Fuerzas Armadas de sus países para hacer frente a la rebelión que ya se divisa en el horizonte.

 

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: