A pesar de todo faltan guerras, faltan presos, faltan muertos. ¿Que esta pasando?

5 abril, 2013

Imagen-A pesar de todo faltan guerras, faltan presos, faltan muertos. ¿Que esta pasando?

Escrito por Arturo Prado Lima

No es que al mundo actual le falten guerras. Las hay, y muy variadas, desde guerras irregulares a la colombiana hasta guerras abiertas y solapadas, desde guerras encubiertas hasta guerras cibernéticas.

Pero el mundo sigue con un enorme déficit de guerras para satisfacer sus mercados. El mundo capitalista está alarmado. La falta de conflictos en el mundo de hoy, el déficit de presos en Estados Unidos y la escasez de muertos en Colombia, Irak o Afganistán marcó las crisis nacionales e internacionales en los últimos tiempos y con ello el destino de la humanidad.

Adentrarse en los detalles de estos fenómenos es internarse en un mar de fango oscuro y putrefacto que sin embargo seguirá marcando la agenda mundial. Y gran parte del protagonismo lo acaparan las Empresas Militares Privadas EMP, que, al servicio de gobiernos, empresas privadas y castas políticas y financieras actúan en diferentes partes del planeta donde los intereses de las potencias occidentales se sienten amenazados, donde la ideología no permite la comercialización de sus productos, donde las religiones o movimientos de liberación nacional no permiten el desarrollo libre de su ley de consumo.

LA FALTA DE GUERRAS

La revolución Naranja de 2004 en Ucrania, es el punto de inflexión en el protagonismo de las EMP de nuevo corte después de los desastres de Irak y Afganistán. Son las encargadas de promover las guerras. Informes sobre lo que sucedió allí circulan por la red, y algunos canales de televisión los recogen en su programación, uno de ellos, el RT en español. Las EMP financian, organizan, alimentan y enfrentan a grupos políticos, religiosos, raciales e ideológicos para derribar gobiernos. Que representan obstáculos en el desarrollo del mercado. Vladimir Putin cree que las manifestaciones contra él, que se opone a la instalación de un escudo antimisiles en las fronteras de la Federación Rusa, aprovechando la inestabilidad política y económica de los antiguos países que conformaron la Cortina de Hierro, es obra exclusiva de los norteamericanos cuya punta de lanza son las EMP.

Yulia Timoshenko, la líder de esas revueltas, al parecer, incurrió en irregularidades. Es prooccidental y está en prisión. Viktor Yanukovich, el ahora primer ministro, es pro ruso, y habría detectado la influencia norteamericana en la famosa “Revolución Naranja” . En la llamada Primavera Árabe también está la mano de la CIA y de las EMP. En Túnez, en el Cairo, en Libia, en Siria, en Yemen. La semana pasada en Mali y hoy en la República Centroafricana. Actúan de acuerdo a las circunstancias. Los incendios de Moscú de 2010 redujeron a su mínima expresión los cultivos de trigo ruso cuya consecuencia inmediata fue su encarecimiento.

Los países árabes, cuyo pan es parte fundamental de su dieta alimenticia, se vieron obligas a pagar más por la harina y a subir el precio del pan. Mohammed Bouazizi, un muchacho agobiado por el peso de la vida, encarecimiento del pan y en general de los productos básicos, se prendió fuego en Túnez. Esa fue la chispa de una revolución que de inmediato entraron a apoyar las potencias occidentales. Ben Ali, que había gobernado Túnez más de treinta años, tuvo que huir. En Egipto, se vislumbró otra señal de liberación y la Plaza Tahir se convirtió en el corazón de una nueva revolución.

Después de 800 muertos, Hosni Mubarak abandonó el poder y ahora se enfrenta, por presión del pueblo, a la horca. La mnso tenebrosa de las EMP rondan otra a Egipto: pretenden descarrillar la revolución que tanto ha costado al pueblo egipcio. Los Hermanos musulmanres no representan los sentimientos de la revolución. Allí, desgraciadamente, habrá miles de muertos más, igual que en Libia, Túnez, Siria, la Franja de Gaza. El pueblo libio, se enfrenta ahora a una larga guerra civil. Los partidarios del antiguo régimen, los mercenarios a sueldo de las multinacionales del petróleo, los grupos étnicos, las tribus históricas de Libia y las tropas oficiales, azuzados por los grupos privados, preparan la destrucción del país. Las EMP, entre tanto, negocian la reconstrucción del país.

Esperan a que se destruya más para tener más margen de negociación y ganancias. Son las mismas que van detrás de los destructores militares reconstruyendo lo que estos destruyen. Los primeros abren el camino a los mercados, los segundos reconstruyen las infraestructuras con jugosos contratos que conceden las administraciones gubernamentales implicadas en el asunto. Siria sigue el camino de Libia.

Eternizadas en el poder, apoyadas por los gobiernos que ahora las derrocan, estas dictaduras no han sido lo suficientemente dóciles para que aun sigan con el timón de sus países, a excepción de Marruecos. Las guerras de Irak y Afganistán la están haciendo las empresas privadas. Una vez retiradas las Fuerzas Militares “legales”, los países quedan a merced de los mercenarios, para quienes las guerras son su materia prima de trabajo.

EL DÉFICIT DE PRESOS EN EE.UU.

Seguimos. Quienes controlan, o administran las cárceles norteamericanas son las empresas privadas. Y son contratos multimillonarios. Sobre todo, el control y mantenimiento de las prisiones llamadas de “Alta Seguridad”. De tal manera que, una baja de presos, es perjudicial para el rendimiento financiero de estas colosas compañías. Y para que esto no suceda, se han hecho con el apoyo de las agencias de seguridad de su país. Y han pensado en algo grande: infiltrar los carteles de la droga de México, proveerlos de armas, ¿Incluso capacitarlos?, y luego lanzarlos unos contra otros y contra el propio gobierno. De la misma manera que habría sucedido en América Latina, y en Colombia en particular, donde los mercenarios norteamericanos también aprendieron del negocio de la droga, cientos de presos, inocentes y culpables, grandes capos y hasta presidentes de países, llenaron las celdas del país del norte para regocijo de los administradores carcelarios. Una eventual paz en México, sería un desastre para estas grandes empresas de los Estados Unidos de América.

La delincuencia doméstica también cuenta para estas empresas y no ahorran estímulos para incentivarla.

INSUFICIENTES MUERTOS EN COLOMBIA

Desde que el Congreso de los Estados Unidos aceptó que la ayuda militar a Colombia se empleará también contra las guerrillas de izquierda, mediante el llamado Plan Colombia, los gobiernos tenían que justificar esos miles de millones de dólares. Y una manera fácil era mostrando muertos en la guerra. Así, llevaban volquetas de humildes rancheros, bajo a barrieros sin destino(y con destino también), campesinos desorientados, les ofrecían trabajo en sitios lejanos y allá los armaban, los vestían de camuflado y los fusilaban. Se conoce el fenómeno como “Falsos positivos”.

Quienes más muertos entregaran, más dinero recibían, más vacaciones pagadas, más ascensos dentro de la carrera militar. Eran las victorias ficticias para engañar al Congreso Gringo, a la población en general y para que la Empresa Militar Privada que compró la guerra colombiana hace dos décadas, tuvieran acceso a contratos de suministro de alimentos para las tropas, uniformes, armas, aviones, tecnología punta, etc., etc. Pero no bastó con esto. A los miles de falsos positivos, se agregó las falsas desmovilizaciones, falsas entregas de armas, falsos rendimientos de frentes enteros, como el llamado “Comando Gaitana”, que resultó ser gente común y corriente que les ofrecieron ayudas y más ayudas, como a los desmovilizados reales.

Una vez descubierta la trampa, los mercenarios se mantienen a la sombra, pero no dejan de sabotear cualquier intento de paz. Piedad Córdoba, dice, tal vez con razón, que el asesinato de Alfonso Cano obstruyó un posible diálogo de paz. Así sucedió cuando Raúl Reyes iba a negociar la liberación no solo de Ingrid Betancourt, sino de todos los secuestrados de las FARC, y buscar por medio de otros presidentes una verdadera política de paz en Colombia.

Se decía en 2004, y me temo que no haya cambiado mucho, que Estados Unidos, para alagar al gobierno colombiano de turno, mantenía una comisión constante en Colombia para que le informase al presidente y sus generales cómo, cuando y para qué los asesores militares gringos, con inmunidad diplomática, realizaban acciones militares en nuestro territorio. Nunca se han planteado dejar el control de la guerra a los colombianos. El bajo perfil tecnológico de las Fuerzas Armadas es un argumento de peso. Y porque no confían en nadie. Piensan que su tecnología militar, de quedar en manos de los nuestros, terminaría en las trincheras de los narcos o los mismos guerrilleros. Así que táctica y estrategia en manos de los gringos. Es su guerra, ellos se la vendieron a los contratistas privados y tienen que garantizarla por mucho tiempo.

EL CARÁCTER CÍCLICO DEL DEFICIT

Cuando el carácter cíclico de las crisis económicas mundiales se acentúa, es cuando más hacen falta las guerras. Y se las promueve con rigor y hasta con ilusión. El cercano oriente, los países árabes, incluso la Rusia post comunista, han sido los elegidos para procurarse el unilaterismo mundial, que ya lo han perdido, e incrmentar su estrategia comercial y geopolítica. Y para asegurarse el petróleo y las materias primas para el futuro. Estallaran más guerras, habrá más hambre en la medida que la crisis, real o inventada, se acentúe. Las cárceles norteamericanas seguirán necesitando más presos, tantos como sean posibles, nacionales y extranjeros, para aumentar sus ingresos y que sus empresas sean prósperas en el futuro.

Y en Colombia, seguirán faltando muertos y falsos desmovilizados para continuar recibiendo ayuda militar norteamericana. Y se necesitan más y más agentes de seguridad capacitados para seguir cuidando a las multinacionales del petróleo, del oro, del carbón, del banano, que se lo llevan a precio de gallina robada y dejan a los pueblos sumidos en la miseria. Los grandes ejércitos desaparecerán.

Ya el presidente Barak Obama anunció el empequeñecimiento de sus tropas. Las grandes intervenciones al estilo Irak y Afganistán serán a partir de ahora cosa del pasado, aunque a los republicanos se les caiga la baba por invadir Venezuela o México, en caso de ganar en este último país un presiente ajeno a sus intereses, e incluso volver a enviar tropas a Irak con el pretexto de hacer frente a una eventual amenaza iraní en Oriente Medio.

Con la privatización de las fuerzas de intervención, cada día habrá más necesidad de guerras, de presos y muertos en el mundo. Los Estados Unidos de América, no han renunciado a su patio trasero. Aunque tiene sus ojos en Oriente, vigilan de cerca los pasos de cada uno de los gobernantes latinoamericanos y no dudan en prender la mecha de rebeliones como en la Cruz, Bolivia, en Venezuela, en Argentina, allí donde siempre encontrarán adeptos a la causa neocolonial del gran imperio.

POR AHORA TIENE A UN FRANCO, A UN CAPRILES Y AUN URIBE PARA SU CAUSA. VEREMOS LA RESPUESTA DE LOS PUEBLOS.

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: