Espana: Angustia, sufrimiento y tension acumulada en los centros de extranjeros

11 abril, 2013

Imagen-Espana: Angustia, sufrimiento y tension acumulada en los centros de extranjeros

  • Pueblos Unidos denuncia las ‘duras’ condiciones de los CIE
  • El 38% de los internos son personas en situación de vulnerabilidad
  • Sólo el 27% de los recluidos tiene antecedentes penales
  • El 63% de los inmigrantes son finalmente puestos en libertad
  • En casi la mitad de los casos el internamiento dura más de 40 días
  • Se producen supuestos malos tratos policiales, ‘precariedad’ y ‘racismo’
  • Se encierra a embarazadas y personas con hijos menores españoles
  • La atención social y sanitaria es ‘deficiente’, dice el informe de la ONG

A Ferdinand varios agentes le envolvieron en plástico de embalar desde los pies hasta el cuello para expulsarle de España. Iba llorando de camino al avión. A Z. le desnudaron y le golpearon después de decirle: “Tranquilo, maricón, que te vas a enterar”. Entraron en su habitación del Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche (Madrid) y destrozaron sus cosas. Durmió en el suelo, en una celda sin calefacción, sin manta y sin colcha.

Son dos ejemplos de los “malos tratos policiales” supuestamente cometidos durante 2012 que ha documentado Pueblos Unidos para ilustrar las “pésimas” condiciones de los centros en los que los inmigrantes en situación irregular son recluidos mientras se tramita su deportación.

En su informe anual Atrapados tras las rejas, que hoy se ha presentado en la sede del Defensor del Pueblo, esta ONG jesuita, en colaboración con la Plataforma d’Entitats Cristianes amb la Immigració (entre las que se encuentra Cáritas), denuncia la situación de “angustia”, “sufrimiento gratuito”, “violencia”, “tensión acumulada” y “desesperanza” en la que viven los cerca de mil sin papeles que cada mes pasan por los tan cuestionados CIE.

El estudio se basa en las visitas de dos grupos de voluntarios que acompañaron y atendieron a los inmigrantes de los CIE de Madrid y Barcelona durante el año pasado.

Se da la circunstancia de que en el CIE de Barcelona las ONG no pueden acceder, por lo que los trabajadores sociales entraron en contacto con los inmigrantes a través del turno de visitas de familiares y amigos. “Esto nos limita mucho”, ha lamentado el padre Joaquim Pons, coordinador del grupo de voluntarios.

Enfermos y posibles víctimas de trata

En el día a día, y tal y como se denuncia en el informe, los voluntarios de Madrid y Barcelona se fueron encontrando con personas con enfermedades físicas o psíquicas, mujeres embarazadas, presuntas víctimas de trata, inmigrantes con hijos menores españoles a su cargo, posibles menores…

Y, también, con “internos exasperados y desesperados hasta el punto de autolesionarse para evitar su extradición”.

El 38% eran personas “en situación de vulnerabilidad”. Vidas rotas, en definitiva, que no habían cometido más que la falta administrativa de no tener los papeles en regla. Según el informe, sólo el 27% de estos internos tenía antecedentes penales.

También se encontraron con una “atención social y sanitaria deficiente”, “precariedad en las instalaciones”, “comunicación con el exterior muy limitada”, un “régimen de visitas que no está bien organizado”, “ausencia de información”, “falta de servicio de traducciones”, “expulsiones sin previo aviso”, “racismo” y otros ejemplos de “privaciones de derechos”.

“Si el informe es duro es porque la realidad de los CIE es muy dura”, ha expresado el director de Pueblos Unidos, el padre Daniel Izuzquiza, en una multitudinaria rueda de prensa en la que se ha denunciado “una violación flagrante” de los derechos de los internos.

Encerrar para luego no expulsar

¿Y todo para qué? Pueblos Unidos asegura que el 63% de los recluidos en los CIE son finalmente puestos en libertad, casi siempre por decisión judicial o por imposibilidad de documentar o repatriar.

A pesar de ello, en casi la mitad de los casos el internamiento dura más de 40 días (el tiempo máximo son 60 días).

Interior ultima un Reglamento que, en teoría, iba a acabar con todas estas irregularidades, pero las ONG que trabajan con los sin papeles sostienen de forma unánime que el borrador que se maneja “no cambia en nada el sistema actual” y “apuntala y refuerza el modelo que se ha ido estableciendo en estas décadas”.

Pueblos Unidos defiende que hay alternativas al internamiento y pide que esta medida se aplique sólo como último recurso, “en casos excepcionales”.

“Solicitamos que el Ministerio de Interior dicte instrucciones claras a la Policía Nacional para que no se solicite el internamiento en un CIE de personas que carezcan de antecedentes penales y tengan arraigo en España”, ha pedido Cristina Manzanedo, coordinadora del informe y portavoz del Área Jurídica de Pueblos Unidos. Olga R. Sanmartín.

Fuente: elmundo.es

.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: