Espana: La crisis actual y situacion de la inmigracion extranjera

27 mayo, 2013

Imagen-Espana: La crisis actual y situacion de la inmigracion extranjera

Dra. Roxana Romero Sánchez.

Autor: Dr. Carlos Jara Cuevas

En esta oportunidad a través del Diario Digital Migrante Latino preocupados por la situación de los extranjeros en España presentamos la entrevista a la Dra. Roxana Romero Sánchez, Coordinadora de Asuntos Internacionales del Centro Europeo Iberoandino de España (CEIBA), ex-becaria del IMSERSO, Miembro del Consejo de Cooperación y DDHH del Ayuntamiento de Alcalá de Henares en Madrid.

En esta oportunidad entrevistamos a este especialista en temas de inmigración y política migratoria extranjera con estudios de Master en la Universidad Autónoma de Madrid  y ex-Becaria del IMSERSO para que nos ilustre con sus respuestas respecto a la situación actual por la que atraviesa la inmigración extranjera no comunitaria en España, sobre todo cuando actualmente este país viene sufriendo una de las mayores crisis económicas y recesivas de su historia en la cual encontramos un incremento de la población en situación de desempleo y depauperación de incremento de la pobreza de las familias tanto españolas como inmigrantes. En este escenario que vive la sociedad también observamos el impacto que ha tenido las políticas de ajuste social que viene aplicando el actual gobierno del Partido Popular de Mariano Rajoy que han afectado a los sectores de intervención pública del Estado como son el empleo, la educación, la vivienda, la salud y las prestaciones sociales a la población en situación de precariedad laboral y en situación de paro. Con la especialista vamos a tratar estos temas de importancia para poder tener una visión de conjunto del actual proceso que vive la inmigración en España y las alternativas que se están generando ante la situación de la crisis actual.

CJC.- ¿Cómo viene desarrollándose la política migratoria con los extranjeros en España?

RRS.-Agradezco esta oportunidad que me brindan para exponerles algunas ideas sobre este fenómeno social ya arraigado en España. Veintiocho años después de la entrada en vigor de la Ley Orgánica 7/1985 sobre derechos y libertades de los extranjeros en España implementada por el gobierno del PSOE de Felipe González Márquezy recién estrenada la reciente reforma de la Ley Orgánica 4/2000 (Ley Orgánica 10/2011, de 27 de julio, de modificación de los artículos 31 bis y 59 bis de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social.) (Real Decreto 557/2011, de 20 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, tras su reforma por Ley Orgánica 2/2009.) es necesario un análisis del modelo y de los objetivos de la política migratoria que se han tratado de poner en práctica en nuestro país, a través de las sucesivas leyes, reglamentos y pronunciamientos judiciales.

Esto ha venido a constituir que a lo largo de estos años, los sucesivos gobiernos tanto del PSOE y PP han intentado desarrollar una política migratoria legal y controlada sin lugar a dudas esta ha sido una suerte de meta inalcanzable a lo largo de estos años, en primer lugar porque no se desarrolló una política acorde al reconocimiento de la integración de la inmigración de forma paulatina en la sociedad española. En segundo lugar la incidencia del modelo de crecimiento económico basado en la gran especulación inmobiliaria de la industria de la construcción generó una serie de evasivas y vacíos legales que permitieron por la propia dinámica de la burocracia administrativa de extranjería que permitió la existencia subterránea de la economía informal en el ámbito laboral incrementándose por ello bolsones de población de trabajadores irregulares y sin papeles que sirvieron como mano de obra barata a los intereses especulativos del propio mercado laboral y de las grandes, medianas y pequeñas empresas que se vinieron a favorecer con esta mano de obra que en condiciones de irregularidad eran los instrumentos que les permitieron moverse con mano de obra precaria  en detrimento de los propios trabajadores españoles y de los extranjeros en situación regularizada. En tercer lugar ante la avalancha y el impacto del crecimiento económico y la gran demanda laboral de mano de obra se inclinó la balanza hacia una política de control estrictamente más policial ante los escenarios que venimos exponiendo, con lo cual cualquiera política migratoria que se ha intentado desarrollar a lo largo de estos años ha llevado al fracaso de la gestión de la política migratoria del Estado Español.

Durante este tiempo se dieron grandes procesos de regularización de bolsones de población de trabajadores extranjeros en situación irregular que de alguna manera encausaron esa mano de obra hacia el mercado laboral formal pero siempre quedando nuevos bolsones que se sumaban a la dinámica del crecimiento de nuevos flujos migratorios que iban llegando hacia la península debido al impacto del crecimiento económico de esos años y sobre todo a la existencia contemplativa del propio gobierno y del propio sistema del control laboral que siempre dejó hacer y dejó pasar la existencia del mercado negro de trabajadores sin papeles, generando la evasión de impuestos a la Agencia Tributaria, obligaciones de cotizar a la Tesorería de la Seguridad Social entre otros.Con esta misma filosofía el control social de la inmigración y de la política migratoria ha sido un fracaso muy a pesar que la presencia de los trabajadores inmigrantes generó un importante colchón económico en las arcas de la seguridad social y esto era inevitable porque el propio modelo de crecimiento de la economía española vinculada a la construcción, a la agricultura y al turismo facilitó un gran espectro que en cierto modo vino a constituir un fenómeno social de impacto frente a otros problemas derivados en la propia sociedad española y en particular al llamado declive poblacional, al incremento de la tasa de crecimiento de la población de los adultos mayores y a la gran demanda especulativa de la mano de obra barata que entraban por fronteras legales como los aeropuertos y carreteras.
CJC.- ¿Impacto de la crisis económica, y el desempleo en la población inmigrante?

RRS.-Los años 90 se iniciaron con una crisis de corto alcance que afectó al país debido al proceso de liberalización de la economía y a las políticas de desindustrialización de la misma para poder cumplir con los protocolos de homologación neoliberal de la Unión Europea y del modelo de crecimiento orientado para España como economía terciaria, por lo que  a partir de 1996 con el gobierno del Partido Popular de José María Aznar que sucede al de Felipe González  se inicia la nueva gran burbuja del crecimiento económico sostenido en la gran inversión de infraestructuras públicas y sobretodo en el acelerado crecimiento de la industria de la construcción sector sobre el cual se fue cimentando todos los sectores económicos para un crecimiento especulativo del capital financiero que aglutinaron a la agricultura, al turismo y al sector servicios.

Este modelo ha tenido su curva de crecimiento y que finalmente terminó con el fenómeno de las hipotecas subprime o más conocidas como “hipotecas basura” que fueron un sistema de enganche y de endeudamiento que vino a generar el capital financiero especulativo dentro de la población española e inmigrante para incorporarlos a una gran deuda igualmente especulativa y totalmente inmoral y delincuencial que una vez entrada en crisis este modelo de crecimiento ha generado en cadena todo un proceso de crisis económica y un gran ensanchamiento de la población desempleada y en situación de total precariedad laboral. Este crecimiento basado en el impulso de este sector de la industria de la construcción y en la inversión del capital financiero especulativo muestra hoy día que España no tiene un soporte de una economía industrial tecnológica productiva para poder enfrentar en otras condiciones la actual crisis que hoy día ha convertido la deuda privada en deuda pública poniendo al país y al Estado en condiciones de asumir deudas ilegales e ilegítimas que por arte de magia de los políticos y gobiernos caso de Zapatero del PSOE  modificaron la propia Constitución Política para legalizar la deuda especulativa bancaria en detrimento de endeudar al Estado Español llevando por tanto a una deuda inmoral e impagable para los propios españoles e inmigrantes.

Actualmente hay más de seis millones de parados en España, los analistas sobre la economía europea y en especial sobre la situación de España entre ellos Santiago Niño Becerra, vienen explicando que estamos en un proceso largo de una crisis que todavía no a llegado a su nivel más alto sino vamos escalando mayores niveles de incremento de la misma y deteriorando las condiciones de calidad de vida de la población debido a que su incidencia tiene algunos elementos a citar: primero, no se avizora un crecimiento de la economía; segundo, estamos cada día incrementando la deuda pública al capital financiero internacional, entre ellos en favor del Banco Central Europeodel FMI y del Banco Mundial por encima del actual PBI; tercero, no hay recuperación y menos generación de empleo productivo, cuarto; se ha desatado paquetes de ajuste social que viene a ser el gran recorte presupuestario de la inversión publica en políticas sociales; de empleo, salud, educación, vivienda y de los jubilados para beneficiar el financiamiento de la deuda privada del capital financiero bancario; quinto, se ha incrementado el desarrollo de la gran protesta social y su movilización contra los efectos de esta gran crisis que vive el país, llegando al cuestionamiento de la actual democracia bipartidista y a poner en jaque a la Monarquía Constitucional en nombre de la República, y sexto, caminamos a la liquidación total del Estado del Bienestar y creemos ya de forma inevitable sino se hace nada.

El impacto de este proceso es más probable que vaya a durar una década para poder encontrar una salida al crecimiento económico siguiendo e insistiendo en este modelo neoliberal pero con la mayor probabilidad de tener que replantear políticamente  la situación de la crisis con un nuevo modelo de crecimiento para responder a las actuales expectativas que trae esta crisis. Esta situación afecta a gran escala a la población inmigrante tanto a la residente de larga duración como a los llegados hace unos pocos años atrás. Actualmente los que venían trabajando en el sector de la construcción ya no tienen empleo, los del sector de servicios de trabajadores del hogar igualmente han visto reducido la oferta de empleo a tal punto que las propias unidades familiares han tenido que quitar de sus presupuestos mensuales el tener que contratar empleadas del hogar y en el sector de agricultura la quiebra de su capacidad de producción y de exportación de igual modo ha restringido la demanda de mano de obra de temporeros del campo y finalmente en el sector de servicios se nota también un recorte del empleo debido al cierre de muchos negocios del sector de la hostelería y del turismo que son igualmente de temporada. En estas condiciones se viene notando que los pasados flujos migratorios hacia a la península se han visto reducidos prácticamente a niveles bajísimos, pues el destino de la inmigración a España es solo de tránsito, aunque por ejemplo el gobierno saque normativas como el caso brasilero frente a la política migratoria de Brasil con los españoles (DECISIÓN DEL CONSEJO, de 24 de febrero de 2011 relativa a la celebración del Acuerdo entre la Unión Europea y la República Federativa de Brasil sobre exención de visados para estancias de corta duración para titulares de pasaportes ordinarios) por un lado la propia población inmigrante residente se traslada a países del norte europeo en busca de empleo y la irregular hace lo mismo a la que se suma la propia población española que va buscando nuevos espacios laborales en dicho mercado de trabajo. El impacto del desempleo es un problema común para españoles e inmigrantes sin embargo muy a pesar de ello vienen surgiendo en el escenario político organizaciones xenófobas y racistas antiinmigración que hacen de su prédica la justificación de la crisis echándole la culpa a la población inmigrante paralelamente a ello la propia inmigración extranjera también viene iniciando la nueva diáspora de retorno a sus países de origen como es el caso de los inmigrantes provenientes de América Latina debido al impacto de su actual crecimiento económico y a las oportunidades laborales que en ellas se vienen generando pero que encuentran una falta de recepción de sus propios gobiernos que no implementan en su gran mayoría políticas de retorno y de incorporación al mercado laboral en sus países de origen esta diáspora es probablemente la que nunca va retornar a España por los efectos de la actual crisis económica y la recesión que venimos soportando, y que al parecer tiene todavía varios años por delante de continuar el mismo fenómeno actual.
CJC.- ¿Inmigración, seguridad y control migratorio?

RRS.-A lo largo de estos veintiocho años sucesivas ONG’s, la iglesia católica, universidades, institutos de investigación, Colegios Profesionales, programas académicos de formación en la temática inmigratoria a la que hay que incluir a los sindicatos y a los propios partidos políticos han venido movilizándose entorno al estudio, promoción, incorporación e intervención como instituciones en la problemática de la inmigración extranjera en España. De todo este proceso de intervención financiado por la Unión Europea,  el Estado y las Comunidades Autónomas a través de todas estas organizaciones que hemos citado han estado encausadas unos en el estudio de investigación de campo del fenómeno inmigratorio y otros en la intervención directa para hacer efectivo políticas de intervención social con la inmigración en gran parte como entidades mediadoras con el Estado. Pero ¿qué resultado se a obtenido de ello?; haciendo un balance de este período lo que si se destaca es que ha habido inversión pública para facilitar la intervención de estas organizaciones en el manejo de las políticas de gestión no gubernamental en nombre del Gobierno y en función del perfil ideológico y de los objetivos políticos e institucionales que cada una de ellas tiene en su actuación frente a este fenómeno y prácticamente todas y de forma absoluta han sido mediadoras para el asistencialismo que no ha generado integración dentro de un proceso intercultural y de aplicaciones de políticas sociales transversales entre el Estado y la inmigración extranjera debido a un hecho de pretender ejercer el tutelaje institucional con todos los segmentos sociales de la inmigración, llegada la crisis económica gran parte de sus políticas y modelos de intervención no gubernamental han caído en saco roto, es decir se recorta la subvención y se acaba el programa.

Hace unos años se publicó el informe Vestringe sobre la inmigración en España que ha dado el toque de diana y que en gran parte todos han guardado silencio por algunas razones imperativas que han mostrado que España y las actuales políticas europeas sobre inmigración han sido sostenidas en base a la aplicación de un modelo de control policial encuadrado en el marco de la seguridad integral europea como parte de otros problemas que bien vale citarlos como son incluirlos junto al terrorismo, al narcotráfico y al lavado de capitales. Este mismo informe destaca otros elementos de evaluación que demuestran que la inmigración no ha sido en realidad el responsable del crecimiento económico sino más bien ha sido un elemento distorsionador y facilitador del cual el sector especulativo de la economía que  se ha beneficiado al utilizar mano de obra barata y en gran medida de nivel precario contribuyendo a que en el mercado laboral nativo debido a la gran demanda permitió el abaratamiento del costo de la mano de obra laboral por un lado teniendo trabajadores en situación irregular, por otro tenerlos entrampados en trámites burocráticos para su regularización y en gran medida mantener una población en situación de incertidumbre y de inseguridad como inmigrantes irregulares es decir aplicando el miedo mediático, el miedo escénico y el miedo institucional. Si bien es cierto ha habido un crecimiento de las cotizaciones a la seguridad social en estas últimas décadas de la presencia del fenómeno inmigratorio no significa que iba a ser sostenido y duradero por lo mismo del tipo de modelo de crecimiento económico que hemos venido teniendo estos años ante la predominancia de la industria de la construcción y la situación de economía terciaria de España tarde o temprano iba a reventar la burbuja de este modelo económico sostenida en base al financiamiento del Banco Central Europeo para compensar nuestras políticas de subsidio a otros sectores como por ejemplo el de la agricultura.

Otro punto a señalar es el impacto del crecimiento de la población de España, si bien es cierto, la llegada de la inmigración joven significó en cierto modo alentar el incremento de la tasa de crecimiento poblacional no fue más que reflejado en el tintero de la publicidad y el marketing porque la llegada de las unidades familiares de los inmigrantes así como las parejas o matrimonios mixtos no significó en estos últimos tener una cantidad de hijos por encima del estándar existente en España es decir la propio inmigración se adaptó al índice de crecimiento mínimo de sus nuevas unidades familiares por lo que al día de hoy no ha variado el porcentaje de la tasa de crecimiento poblacional frente al incremento de los adultos mayores. Sin embargo organizaciones interesadas en justificar sus proyectos y programas de intervención con la inmigración nos han vendido una imagen sobredimensionada de lo que ha significado la presencia de la inmigración en la sociedad, de hecho no se puede uno abstraer del impacto social, cultural, idiosincrático e incluso religioso de los elementos migratorios que en muchos casos más que integrarse debido a la política de seguridad y control del Estado se han ido convirtiendo en guetos de inmigración dentro de la propia sociedad llegando incluso a agruparse en segmentos étnicos como por ejemplo la presencia de la población árabe, aún más con la población negra del África y porque no decirlo en el entorno latinoamericano. En este espacio encontramos que el comportamiento del Estado español ha respondido a las políticas comunitarias de seguridad integral frente a la inmigración no comunitaria partiendo de la concepción de criminalizar a la inmigración en todos los aspectos de las políticas de seguridad y control social, esto se puede observar en los mecanismos de control y represión con la política de intervención a través de la creación de los Centros de internamiento de Extranjeros que por una suerte de definición los han jurídicamente convertidos en centros de retención de población inmigrante irregular pero que en realidad por la metodología seguida y por el concepto de seguridad frente a la inmigración son instituciones prácticamente penitenciarias controladas por la Policía Nacional dentro de la estructura de las funciones del Ministerio del Interior.

Estos centros CIE’s han venido soportando el incremento de la población irregular en el cual se detecta presencia de inmigración sin papeles, inmigración que se les caducó la documentación y en otros casos que por diversos motivos que  la ley de extranjería contempla los terminaron de perder definitivamente al no poder renovarlos, han habido casos de muertes de inmigrantes en estos centros que han generado igualmente protestas de las asociaciones de inmigrantes como de instituciones no gubernamentales que sin embargo también han caído en saco roto porque al día de hoy ni la Unión Europea ni el propio Estado Español tiene otra alternativa distinta a las medidas de carácter policial que vienen aplicando a lo largo de estos años con sus políticas de control de inmigración. Tampoco se puede esperar otros cambios sustanciales porque a ello se suma el incremento de la política de seguridad integral del Estado respecto a los diversos conflictos sociales que vienen sucediendo a lo largo y ancho del país producto de la crisis económica. Así que poco o nada se puede esperar que se vaya a modificar algo sobre esto sino más bien se espera mayores políticas de recorte de la Ley de Extranjería para el control de la inmigración en situación legal y para los que están en situación de irregularidad los llamados “sin papeles”.
CJC.- ¿La inmigración, la hipoteca y los desahucios como va esto?

RRS.-Con el auge del crecimiento económico sostenido por la industria de la construcción el capital financiero especulativo español encontró el mayor nicho de incremento de su tasa de ganancia al diseñar todo un modelo de la promoción inmobiliaria y del sistema de la hipoteca bancaria aprovechando el momento del mercado laboral en ascenso y en las oportunidades de encontrar grandes núcleos de población con usuarios para ser titulares de estas hipotecas llamadas subprime o “hipotecas basura” en este escenario tanto españoles como inmigrantes se vieron inmersos ante la gran demanda y necesidad de una vivienda digna y que lograron acceder a ello mediante este sistema en el que estaban coludidos todos; los Bancos, Cajas de Ahorro, Inmobiliarias, Registradores de la Propiedad, Notarios, Abogados, Economistas y Gestores. Cuando a partir del verano del 2008 la crisis empezó a desacelerar el crecimiento económico y a deteriorarse el mercado de trabajo generando recesión los indicadores económicos nos iban mostrando que la burbuja del modelo económico seguido en España colapsó y sus consecuencias comenzaron a exponerse con el incremento de la pérdida de empleo y la morosidad en cuanto a la deuda hipotecaria iniciándose en adelante los múltiples juicios, desahucios y desalojos de dichas viviendas afectando a españoles y en gran medida a la población inmigrante.

Este sistema hipotecario convierte al ciudadano en esclavos del crédito de deudas impagables en donde el Estado en vez de defender a la persona humana y el derecho a la vivienda digna previsto en la Constitución, defiende los intereses de la banca privada financiera especulativa no reconociendo la existencia jurídica de la “dación de pago” como instrumento legal para la liquidación de dicha deuda una vez el banco haya recuperado la vivienda. Sobre este gran problema han surgido importantes organizaciones tanto locales como a nivel nacional protestando y luchando contra estas deudas y créditos ilegales de la banca privada es el caso de la PAH encabezados por Ada Colau quien llegó a juntar un millón y medio de firmas para poner sobre la mesa del Congreso esta demanda y que sin embargo el actual Gobierno del PP encabezado por Mariano Rajoy dio al traste con esta iniciativa legislativa favoreciendo de forma descarada los intereses de la banca privada frente a los intereses de los ciudadanos españoles e inmigrantes y atentando contra el derecho fundamental inscrito en la propia Constitución del reconocimiento al derecho a una vivienda digna terminando con ello en un cierra puertas a esta reivindicaciónpara que hoy y todos los días la protesta de las familias hipotecadas estén en las calles evitando los desalojos y desahucios que vienen instrumentalizando los bancos. Sin embargo han surgido últimamente alternativas como es el caso de la Comunidad Autónoma de Andalucía que ha tomado la decisión unilateral de iniciar la expropiación forzosa de las viviendas en situación de desahucios implementados por los bancos, pensamos que es una medida política e institucional muy importante frente a la desidia del gobierno de Mariano Rajoy y que ojalá se pueda optar por recuperar esas viviendas desahuciadas bajo la fórmula de alquileres de larga duración en beneficio de las unidades familiares, desearíamos incluso que se pueda retomar en otras condiciones el derecho a la “dación de pago” para la cancelación de las deudas hipotecarias y por último el Estado aplique una política de nacionalización de las viviendas o de expropiación forzosa en beneficio de las políticas públicas de acceso al derecho a una vivienda digna en España. Finalmente solo un gobierno de Latinoamérica como es el de Rafael Correa de Ecuador a salido a denunciar y a enfrentar públicamente este atropello apoyando a sus compatriotas.


CJC.- ¿Alternativas ante la crisis? ¿El problema del retorno a sus países de origen?

RRS.- En los cursos y seminarios sobre la inmigración en España que dictaban una serie de especialistas e instituciones a los que podemos calificarlos como MIGRANTÓLOGOS, se dedicaron a construir ciertas teorías sobre la integración de la inmigración y a la necesidad aplicar recetarios de políticas transversales para procesar el logro de dicho objetivo. Algunos sacaron a relucir la llamada teoría de la oportunidad en el sentido de que la inmigración era sinónimo de oportunidad, otros sacaron la teoría de la inmigración no retornable es decir de los que se quedaban con un arraigo pleno y total en territorio español y en tercer lugar la teoría de la inmigración de tránsito de todas estas la única que ha prosperado es la teoría de inmigración de tránsito a la que denominaremos “la diáspora de la inmigración”. La Unión Europea y en el caso de España si son atractivos para la inmigración porque tiene un nivel de desarrollo económico y tecnológico para una buena calidad de vida sin embargo el grado de desmantelamiento del Estado de Bienestar y su total y plena liquidación en este período deja de ser una oportunidad de estabilidad económica social e incluso hasta psicológica porque acostumbrados a un modelo de intervención pública tanto españoles e inmigrantes han participado del modelo social integrador en educación, salud, vivienda y atención al menor y al adulto mayor así como al derecho de género, que se han visto diezmados y con tendencia a desaparecer el otro elemento fundamental de carácter material es la crisis económica y la recesión que va a ser el caldo de cultivo para la gran diáspora de la inmigración no porque no les guste España, sino porque no hay trabajo y en esto se expresa el futuro inmediato de la presencia de la inmigración extranjera en España principalmente la no comunitaria. Viendo en perspectiva Europa y España se estarán enfrentando al problema del declive demográfico, al rediseño de su modelo de crecimiento económico interno y por tanto a la necesidad de incorporar mano de obra a su mercado laboral porque a la vuelta del año 2050 sus poblaciones en general serán adultos mayores con un nivel de crecimiento mínimo de reproducción de su tasa poblacional generando por tanto grandes distorsiones para un crecimiento económico sustentado y para la incorporación de nuevos trabajadores a su mercado laboral, ese destino es al que se enfrentará en un futuro cercano.

En tanto esto sucede la diáspora de la inmigración se enfrenta a retornar a su país de origen o a buscar alternativas laborales en otros países de Europa, para comenzar desde cero enfrentándose en este último caso a un nuevo proceso de integración como nuevo flujo migratorio, pero frente a este fenómeno algunos países del norte de Europa están diseñando políticas de mayor control a ese nuevo flujo migratorio tanto de ciudadanos de origen de Europa del sur como inmigrantes residentes no comunitarios, así que frente a ello existe otra posibilidad la del retorno a sus países de origen donde se da el caso de América Latina en el que se encuentra interesantes oportunidades de incorporación al mercado laboral y a la participación del crecimiento económico de estos países sin embargo muchos de estos gobiernos no tienen ni programas ni propuestas de carácter inmediato para poder recepcionarlos a sus ciudadanos que retornan del extranjero así que más que oportunidad la situación se presenta bastante incierta dependiendo también de otro tipo de factores de índole familiar y de índole económico es por ello necesario que en el caso de los gobiernos de Latino América deberían contemplar un capítulo jurídico que permita un retorno con equidad y justicia social porque la mayor parte de los inmigrantes que han estado en diversos países como en el caso de Europa o España contribuyeron al PBI de cada uno de ellos con las grandes remesas de dinero destinadas a la manutención de sus familias en sus países de origen, ante esto demandamos a que organizaciones regionales como la Comunidad Andina de Naciones, MERCOSUR, UNASUR, La Alianza Económica del Pacífico, deben de contemplar políticas comunes para un retorno digno de sus ciudadanos a sus países de origen producto de esta gran crisis mundial para que sus derechos fundamentales de salud, educación, trabajo, vivienda sean dignos una vez retornan.

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: