Las camisetas de Zara y el holocausto nazi ante Israel

30 agosto, 2014

 Imagen-Las camisetas de Zara y el holocausto nazi ante Israel

Zara, la multinacional española de ropa, puso en circulación las últimas semanas una camiseta infantil a rayas blancas y negras de 6 puntas con una estrella amarilla en su parte izquierda. Los dirigentes israelíes protestaron inmediatamente y obligaron a Zara a sacar del mercado la mencionada prenda.

La estrella de seis puntas les recordaba el holocausto del ejército nazi contra su pueblo, y sobre todo, el uniforme de los prisioneros judíos obligados a llevar en los campos de concentración durante los duros años de la carnicería alemana.

Si a los israelitas les recordó su propia tragedia la camiseta infantil de Zara, al resto de los pueblos y naciones del planeta lo que les recordó con vehemencia ese crimen nefasto fue el holocausto judío contra los palestinos, el inmenso centro de concentración de gaza y Cisjordania en que han encerrado al pueblo palestino, el muro de hormigón que reemplaza a las alambradas de púa que rodeaban a los campos de concentración nazi y que cumple la misma función de matar de hambre y sed a los indemnes prisioneros.

A la humanidad no fue la camiseta de Zara la que le recordó el crimen nazi contra el pueblo judío sino los tanques blindados israelitas cometiendo toda clase de crímenes ante el silencio cómplice y cobarde de un mundo sin memoria, la indolencia de una Vieja  Europa y la prepotencia de los EE.UU que los convierte de hecho en coautores de los crímenes de lesa humanidad de los dirigentes israelitas de hoy de siempre.

Lo que le recordó a la humanidad estos últimos días el crimen nazi no fue la camiseta de Zara sino el asesinato de 490 niños y niñas,  cientos de ancianos, mujeres embarazadas, es decir, el asesinato a mansalva de civiles indefensos por parte del ejército sionista perdido en sus rutas de guerra y la ceguera de una aviación con el objetivo puesto en escuelas, sitios de refugio de la ONU, hospitales, puestos de salud, ambulancias y viviendas de sendos barrios de la Franja de Gaza.

¿Acaso los dirigentes israelíes no recuerdan esa tragedia humana contra ellos mismo y vuelven una y otra vez a cometer el mismo genocidio, el mismo procedimiento contra una población a quien le arrebataron su territorio, ocuparon parte de sus tierras y lo convirtieron en un pueblo nómada, disperso por todo el mundo sin un lugar dónde depositar la patria que se han visto obligados a llevar en sus mochilas?

Tras 7 años se encierro carcelario en su propia comarca, sin poder salir ni entrar de su territorio, acosados por el hambre y aislados del mundo exterior, Israel atacó la franja destruyendo el 60% de las viviendas, obligando de esta forma a 520 mil personas a huir de sus casas. La miserable flota pesquera ha sido destruida y hasta hace 3 días no pueden recibir agua, alimentos ni electricidad. Sobre esta realidad actuaba el ejército israelí mientras las camisetas de Zara le traían a la memoria el holocausto Judío.

Al igual que el fusilamiento de los 250 soldados sirios y el degüello del periodista norteamericano James Foley a manos del llamado Estado Islámico, este mes de agosto la intervención armada de Israel sobre la Franja de Gaza me ha traído a la memoria los crímenes más atroces de la humanidad.

Ver a los soldados sirios desfilando desnudos en el desierto rumbo a su muerte, me recuerda el crimen de Tacueyó, en el departamento del Cauca, sur de Colombia, donde un tal Javier Delgado se las arregló para fusilar a 170 de sus 200 compañeros de armas. Y el degüello de James Foley también me trae a la mente el collar bomba que, presumiblemente, los organismos secretos del Estado colocaron a una mujer indefensa para culpar a la guerrilla de crímenes atroces contra la humanidad.

Seguramente, hoy la humanidad recuerda los crímenes nazis por la extraordinaria y desmedida sevicia con que el ejército israelí ha atacado a Palestina. La camiseta de Zara ha desaparecido del mercado y los dueños de la multinacional han pedido perdón a los israelitas.

¿Reconocerá Israel algún día sus crímenes? O tendrán que ser los tribunales internacionales los que les abran los ojos a estos guerreros indomables contra el bienestar de un pueblo. ¿Reconocerán algún día que se equivocaron y que ya es hora olvidar en la práctica los holocaustos inhumanos?

Arturo Prado Lima
@arturopradolima

 

 

 

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: