Espana: Inmigrantes expoliados

3 septiembre, 2014

Imagen-Espana: Inmigrantes expoliados

Siguiendo con los casos de colectivos con dificultades que tienen un alto índice de relación con la sociedad española, no podemos dejar de lado el grave trato que han recibido multitud de inmigrantes hispanoamericanos que guiados de una confianza que ha sido traicionada y de sus propias necesidades personales y materiales, han sido expoliados, despojados, atropellados por la voracidad compulsiva de las direcciones comerciales de las entidades financieras…

… de quienes se prestaron a ello sin límite ni piedad alguna a la hora de una concesión loca y perversa de préstamos hipotecarios para la adquisición de viviendas.

Por supuesto que no han sido los únicos, pues junto con la infamia de las participaciones preferentes, otros colectivos (ancianos, enfermos, etc..) igualmente en situación debilidad y desprotegidos de todo amparo por parte del sector publico han sido objeto de usurpaciones patrimoniales del mismo nivel, que no han de quedar sin respuesta ni pretensión de restitución material para que la justicia prime en las relaciones diarias dentro del territorio español, aunque el camino sea largo y tortuoso.

Para esta situación en concreto, en casi todos los casos se da la misma o parecida circunstancia, que es la de que ninguno de ellos quería comprar una vivienda, pero la necesidad de tener un lugar de residencia habitual en propiedad en la que recibir a sus familiares directos y queridos y las dificultades que encontraron para alquilar les llevaron a ponerse en contacto con entidades de intermediación de dudosa honorabilidad y honradez, especialistas en el trato con el colectivo inmigrante. Estas entidades facilitaron los avales que se necesitaban para solicitar un crédito en el banco con la condición de que firmara otro para una familia desconocida. Y así multitud de ellos han caído en las garras de las entidades financieras que con la crisis de las hipotecas, que ha golpeado duramente a España, afectó particularmente al colectivo ecuatoriano, la comunidad de origen latinoamericano más numerosa del país.

La vivienda estable era uno de los requisitos para solicitar el reagrupamiento familiar con lo que se avivaron los deseos de obtener una propiedad para facilitar los trámites. Aproximadamente 8.000 son los casos de familias ecuatorianas residentes en el país que están afectadas por los procedimientos de desahucio y lanzamiento por lo que pueden considerarse expolios y usurpaciones patrimoniales con origen hipotecario. Siguen resistiendo pero ya cada vez lo pasan peor y algunos creen que ya no podrán pagar el siguiente mes.

Llevan muchos años viviendo en España, cuidando personas de la tercera edad y contribuyendo con ello al aumento de la riqueza nacional y han pagado cientos de miles de euros por unos pisos cochambrosos que han tenido que ir arreglando poco a poco.

La crisis ha disparado los casos de desahucio en España. El fuerte desempleo que sufre el país y la subida de los intereses de las hipotecas, que aumentan las cuotas mensuales, ha hecho que mucha gente no pueda afrontar el pago, con lo que acaban siendo desahuciadas por sus entidades bancarias.

Se estima que todos los días se producen cientos de desahucios en el país. En los años pasados se han alcanzado cifras récord según datos del Consejo General del Poder Judicial. Mientras, en España hay 1,2 millones de viviendas vacías. La relatora de las Naciones Unidas por una Vivienda Adecuada, Raquel Rolnik, ha tachado recientemente estos procesos de ilegales, responsabilizando a los bancos y al gobierno de la emergencia habitacional que sufre el país. Y entre las personas que están perdiendo sus casas abundan los inmigrantes y entre ellos los ecuatorianos a los que encima responsabilizan y culpan por haber firmado esas condiciones no valorando que lo hacían bajo engaño. La población ecuatoriana es muy trabajadora y los bancos vieron en ella un buen nicho de mercado, fueron seducidos, iban a sus lugares de trabajo y les ofrecían muchas facilidades sin darles demasiada información con lo que al final firmaban contratos muy perjudiciales para ellos.

En fin, ya saben todos ustedes que esta es la dramática situación de cientos y miles de personas, con todos sus derechos y toda su dignidad, que han sido engañados en su buena fe y vilipendiados precisamente por quien debería haber actuado con mayor diligencia y honestidad como eran órganos financieros próximos al sector público. Igualmente el abandono al que fueron sometidos por las autoridades españolas que estaban obligadas a proteger a los nacionales de otros países, por medio de los diversos instrumentos jurídicos internacionales a los que se había adherido el reino de España y por la legislación comunitaria, que como todos sabemos es legislación en nuestro país aplicable y exigible, hace que la acción de la justicia, o en su caso de la avenencia convencional ponga en su debido lugar la dignidad personal y material de estas personas que han sido maltratadas por las ambiciones devoradoras de esos tiburones de las finanzas que no se paran ante ningún tipo de limite ni traba que les dificulte su ansiado asalto a sus queridos bienes materiales.

Es de justicia que nos pongamos a trabajar desde los diferentes ámbitos que ocupamos en la ayuda y protección de este colectivo que aquí hemos descrito así como de otros muchos que se deben encontrar en una situación totalmente parecida. Hagamos un esfuerzo, que es de justicia cumplir, con esta causa en pro del género humano, de la razón y de la justicia.

Fuente: diarioprogresista.es

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

Previous post:

Next post: