Conceptos vivos y no ideologias muertas para las sociedades de hoy

6 octubre, 2014

Imagen-Conceptos vivos y no ideologias muertas para las sociedades de hoy

Por Arturo Prado Lima

 ¿Y si nos damos la oportunidad de pensar otra cosa, ver hacia otra parte, oír al otro, reconocer la otra parte, ponernos en su lugar, crear el camino antes que seguirlo a ciegas, untarnos de aventura antes que de seguridad, apostamos a la confianza antes que a la fe?

Menudo rollo, pero vale la pena. Las sociedades de hoy viven empantanadas en un conflicto aparentemente inamovible cuyos rasgos fundamentales son la violencia y la aniquilación total del enemigo. Vivimos en una sociedad global que privatiza los beneficios y hace públicas sus pérdidas, una sociedad donde la seguridad es una ideología y el sálvese quien pueda una realidad que duele.

Pues bien. Eso es lo que hay que cambiar y parece estar cambiando en países como Colombia, a excepción de unos cuantos cuyo pensamiento feudal aun hace mella en sus desafortunados credos.

¿Pensar diferente y ver dónde llegamos?

Veamos algunos ejemplos desde donde empezar a pensar.

  • La religión, cualquiera que sea, entorpece el encuentro con Dios.
  • La fe mina la confianza y la autoestima del ser humano.
  • El conocimiento obstruye la sabiduría.
  • La autoridad es la máscara donde el poderoso esconde el miedo.
  • La costumbre y la tradición estancan iniciativas creadoras.
  • La seguridad paraliza descubrimientos novedosos.
  • Los sueños son una droga que impide desoñar.
  • Es la necesidad la que nos hace libres.
  • La esperanza paraliza acciones para alcanzar un objetivo.
  • El cambio no viene de la experiencia sino de la conciencia.
  • El arte es la huella del ser humano en el universo.
  • Ser apolítico es ser cómplice de crímenes políticos.
  • Solo la podredumbre es capaz de transformar lo viejo en nuevo.
  • Ser vulnerables nos permite sentir el palpitar el todo el universo.
  • La vida no está al final del camino. Empezamos a morir cuando nacemos.
  • La paz no es ausencia de conflictos. Es dirimirlos sin apuntar con un fusil.
  • La violencia es una energía positiva que ayuda a crecer a las sociedades.
  • Los credos y las sectas disecan el corazón y el alma.
  • El creador no necesita conocimientos especiales. El creador cree y crea.
  • La guerra es la incapacidad de resolver los conflictos con sabiduría e inteligencia.
  • La originalidad nos despoja del seguidismo.
  • Las seudo democracias ocultan en su seno a los peores criminales.

Se me ocurren estos pensamientos en principio. Algunos conceptos ya han sido formulados y explicados ampliamente por filósofos, psicólogos, pedagogos, pero me temo que una amplia mayoría no se haya planteado, por ejemplo, la posibilidad de que las religiones son el mayor obstáculo para acercarse a Dios. Mover los esquemas mentales es prioritario en las sociedades conflictivas en que vivimos hoy. Es el reto más grande a que se enfrentan quienes lideran procesos de pacificación, sobre todo cuando hay criminales en el camino y francotiradores apuntando en la pobre inocencia de la gente.

Desbaratar esquemas mentales fuertemente arraigados en la mente colectiva requiere también de procesos creadores, de iniciativas nunca vistas, de conceptos vivos y no de ideologías muertas. Las herramientas para la paz hay que crearlas. Las circunstancias hay que crearlas. Las oportunidades hay que crearlas.

La paz hay que crearla. Si seguimos matándonos, desperdiciamos energía para la creación del futuro país a que aspiramos todos.

@arturopradolima

.

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: