Breve historia de la papa

25 junio, 2015

Por  José Villarroel Yanchapaxi.

Una antigua leyenda andina cuenta que los hombres que cultivaban la quinua dominaron durante muchos años a los pueblos de las tierras altas y, a fin de dejarlos morir lentamente, les fueron disminuyendo la ración de alimentos. Ya al borde de la muerte los indígenas clamaron a los Apus, quienes les entregaron unas semillas en forma de piedra bola de río y les ordenaron sembrar en los páramos, los cuales al poco tiempo se tiñieron de morado. Los dominadores no se opusieron al cultivo, con la esperanza de cosecharlo todo para ellos. Cuando las plantas amarillaron y los frutos parecieron maduros, los opresores se llevaron la cosecha. A punto de morir, los vencidos pidieron otra vez clemencia a los Apus quienes de nuevo ordenaron cavar la tierra y sacar los frutos, que allí los habían escondido para escarnio de los dominadores. Bajo el suelo estaban las papas, que fueron recogidas y guardadas en secreto. Cada mañana, los hombres de las altas montañas añadieron a su dieta una porción de papas y así pronto se restablecieron, cobraron fuerzas y atacaron a los invasores que, viéndose vencidos, huyeron para no regresar jamás a perturbar la paz de las montañas.

La palabra “papa” es un vocablo quechua que significa tubérculo. La papa cultivada tiene más especies silvestres (228) afines que cualquier otro cultivo, que están ampliamente distribuidas en América, desde la región Suroeste de Estados Unidos hasta el extremo sur de la cordillera Andina.

Aunque se desconoce su antigüedad, puede afirmarse, de acuerdo con las evidencias botánicas y culturales, que la papa fue domesticada por los Collas (hoy Aymaras) de la cultura Tiahuanaco, que se desarrolló al Oeste de Bolivia en la región comprendida entre los lagos Titicaca y Poopó, ambos unidos por el río Desaguadero.

Los Incas tenían un notable dominio de este cultivo, que se presentaba en la base de su alimentación. Utilizaron terrazas a las cuales colocaron un cimiento de capas de roca y arcilla (inclusive en puntos que llegan a más de 2.500 metros de altura sobre el nivel del mar) y, desde el río, transportaron tierra fértil trepando estos terraplenes.

La agricultura era una actividad sagrada para los incas, adoradores de la Pachamama (la tierra madre) y el Inti (Dios Sol): ambos hacían crecer sus plantas. Los incas hicieron experimentos botánicos como ninguno en su época. Aprendieron a producir enormes cosechas de papas en pequeños lotes de tierra, con una variedad increíble de ellas: blancas, amarillas, moradas, rojas, etc. y de diversos tamaños.

La papa fue descubierta por los españoles en 1537 por la expedición de Gonzalo Jiménez de Quesada, en lo que actualmente es la provincia de Vélez, Colombia.

La papa llegó a España hacia 1550 y desde allí se extendió por toda Europa durante el siglo XVI. Durante la conquista española en América del Sur, al principio la papa fue despreciada, pues no había costumbre de consumir raíces y para la gente del viejo mundo era casi “irracional” adoptarla como un alimento ordinario. Inclusive cuentan las leyendas europeas que este tubérculo era causante de la lepra. En Rusia la llamaron “planta del diablo”, los católicos decretaron que “era pecado” consumirla pues no se la mencionaba en la Biblia, otros opinaban que causaba “flatulencia” por lo que se limitó su uso para el ganado o como una planta de decoración.

Actualmente en el Ecuador existen más de 400 variedades de papa. Es un alimento muy popular especialmente en la Sierra ecuatoriana, casi todas las sopas y los platos fuertes típicos de esta región tienen como base la papa, que se la puede cocinar con o sin cáscara. He aquí los platos más apetecidos:

Locro de papas y queso, que se acompaña con aguacate.

Llapingachos o tortillas de puré de papa y rellenas de queso, que suele acompañar a otros platos como la fritada, el hornado y el cuy asado.

Molo: o llamado también puré de papas. Se lo suele servir acompañado de lechuga, huevo duro, queso, aguacate, cebolla. Es muy común servir este plato en Semana Santa, antes de la fanesca.

Papas con cuero: elaborado con papas cortadas en trocitos, cuero de chancho y salsa de maní.

Fuente: nodo50.org

Compártenos y Síguenos!!:
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • Google Bookmarks
  • MySpace

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: