Fausto Sicha

Por años, y como único regalo de navidad, los brazos vacíos de su madre giraban alrededor de su pequeño cuerpo. Con el corazón destrozado, él fijaba su mirada en los ojos de su madre que no paraban de llorar, y al mismo tiempo, una voz silenciosa preguntaba a gritos dentro de su ser, por qué? [...]

{ 0 comments }